Los príncipes suecos se ganan una fortuna más allá de sus labores institucionales

Familia real sueca. / Casa real de Suecia.
Familia real sueca. / Casa real de Suecia.
Victoria, Carlos Felipe y Magdalena de Suecia pueden invertir en otros negocios y mantener sus títulos. Recientemente, ingresaron unos 2,6 millones de euros cada uno.
Los príncipes suecos se ganan una fortuna más allá de sus labores institucionales

La monarquía sueca es una de esas rarezas que se mantienen vigentes al día de hoy. No solo por mantener la figura del jefe de Estado en el Rey, también porque el mismo monarca carece de todo poder dentro de la política de la nación. Son lo que llamaríamos, una figura representativa, que sin embargo, le sigue generando millones a Suecia.

El ojo de los medios está concretamente puesto en la generación de relevo. Hablamos de la princesa heredera Victoria de Suecia y sus hermanos, Carlos Felipe y Magdalena. Ya todos han formado sus respectivas familias, dejando a la vista una nueva generación de royals de la que algún día comentaremos más, mientras, ponemos en relieve las cuentas de los tres hijos de Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia.

Al no ser una monarquía que interfiera en asuntos del Estado más allá de cuestiones institucionales, los Reyes y sus hijos han tenido más libertad para maniobrar en otros campos. Concretamente hablamos de cuestiones de inversiones, según adelantó el medio Expressen, donde revelan que la heredera y sus hermanos se embolsaron 2,6 millones de euros recientemente gracias a una empresa que tienen en común. Se trata de la sociedad Gluonen, que formaron en 1989 y de la cual, entre los tres, mantienen el 96% de las acciones, mientras que el porcentaje restante le pertenece a sus padres. 

El truco de los príncipes para no tener problemas, es que ellos gestionan de ninguna manera la sociedad, solo figuran como inversionistas, mientras que su gestión en la actualidad está a cargo de Jan Lindman, que trabaja para la Casa Real sueca como director financiero y a la vez, como director general de Gluonen.

La familia real sueca, aunque no toma decisiones políticas, si tiene un papel fundamental como anfitriones o representantes de su país. Por tal, no tienen prohibido hacer negocios, pero se les aconseja no involucrarse directamente en las gestiones de una empresa. Gluonen está valorada en 8,88 millones de euros gracias a sus inversiones a otras empresas suecas cuyos nombres no está revelados, pero se rumorea que serían Lundbergs, Getinge, Nordea o Investor.

El caso del que la prensa sueca más habló en su momento, fue el de Chris O'Neill, el esposo de la princesa Magdalena. Empresario desde siempre, decidió renunciar a cualquier título real para mantener sus negocios. Primero su base estuvo en Nueva York, donde conoció a la hija menor de los Reyes, pero esto tuvo que cambiar debido a las críticas contra Magdalena que siguía percibiendo dinero del Estado aunque sus actividades de representación habían disminuido de forma considerable. Tras esto se mudaron a Reino Unido y mantuvieron un contacto más estrecho con Suecia, pero finalmente fue insostenible para la vida como empresario de O'Neill y terminaron mudándose a Florida.

Debido a que los tres hijo de la pareja, Leonore, Nicolas y Adrienne, estaban creciendo lejos de Suecia, la prensa tampoco fue amable con la familia real. Finalmente, en 2019 el rey cortó por lo sanó y redujo el núcleo duro de la familia, determinando que solo percibirían dinero del Estado los miembros más cercanos y en activo: los Reyes, los príncipes herederos y sus hijos, también el príncipe Carlos Felipe con su esposa la princesa Sofía, y la princesa Magdalena. El resto de los nietos de los Reyes pasarían a un segundo plano. Una decisión muy común en las monarquías actuales para evitar críticas. @mundiario

Los príncipes suecos se ganan una fortuna más allá de sus labores institucionales
Comentarios