El príncipe Andrés se enfrenta a su oscuro pasado en un juicio mediático

Príncipe Andrés de Inglaterra. / RR SS.
Príncipe Andrés de Inglaterra. / RR SS.

El hijo favorito de Isabel II se enfrentará este año al que podría ser el juicio más mediático de la época. Andrés de York es acusado por Virginia Giuffre de abusos sexuales.

El príncipe Andrés se enfrenta a su oscuro pasado en un juicio mediático

El caso del pedófilo Jeffrey Epstein trae una larga cola, y es que tras su suicido, son muchos los nombres que personajes famosos que se han salvado de ser parte del escarnio público. No así el príncipe Andrés de York, amigo del multimillonario y de la recientemente hallada culpable Ghislaine Maxwell, amiga cercana de Epstein y denominada por algunas de sus víctimas como la ‘madame’ por su labor de buscar y preparar a menores de edad para luego servir sexualmente el millonario y a varios de sus amigos, entre ellos, el hijo favorito de Isabel II.

Virginia Giuffre es el nombre que atormenta al príncipe Andrés. Ella le acusa de abuso sexual cuando era menor de edad. Coaccionada por Epstein y Maxwell, supuestamente fue obligada a mantener relaciones sexuales con el también duque cuando este se encontraba de visita en la mansión que el empresario mantenía en Nueva York.

La reciente condena contra Maxwell, por cinco de los seis cargos que enfrentaba, solo han hecho que el juicio contra el príncipe inglés genere morbo por todo lo que podría implicar para la Corona británica. En un principio, el duque quiso negar que conocía al empresario, a la socialité o al apropia Giuffre, sin embargo, decenas de fotografías han refutado su versión, lo que si mantiene y aún no ha sido comprobado en un juzgado es que haya abusado de la demandante.

El próximo 4 de enero es la fecha señalada para que un juzgado de Nueva York decida si el caso de abuso sexual sigue su curso o por el contrario queda anulado por falta de pruebas o de una demanda creíble. Giuffre exige una compensación económica por los abusos cometidos por Andrés de York, que según ella, cometió hasta en tres ocasiones.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Russell Myers (@russelljmyers)

 

El duque no se enfrenta a un proceso penal en EE UU, se trata de una demanda civil. En cualquier caso la implicación del tercero de los hijos de la monarca británica es ya una mancha oscura para la familia real, que ha tenido que enfrentar en los últimos tiempos las acusaciones de racismo vertidas por Meghan Markle y el príncipe Harry.

Desde hace un tiempo la imagen del hijo predilecto de Isabel II ya ha quedado deslucida, gracias principalmente a una entrevista donde intentó limpiar su imagen y que finalmente no ayudó en nada. Poco después dejó los actos oficiales y ha permanecido encerrado en las cercanías del Palacio de Windsor cerca de su madre y desde donde ha recibido buenas noticias como el nacimiento de dos nietos.

 

La mayor parte de la familia real parece haberse desligado del caso que empaña la imagen del noveno en la línea de sucesión al trono británico. Su mayor apoyo viene siendo el de su propia madre, que es quien paga su costosa defensa en Reino Unido y EE UU.

Mientras se acerca el día del juicio, las cosas empiezan a calentarse. Los abogados de Giuffre han solicitado a la corte pruebas de que le príncipe es incapaz de sudar, o testigos presenciales del restaurante Pizza Express en Woking, Inglaterra, o del club nocturno Club Tramp en Londres, donde el príncipe afirma que estuvo durante los días que supuestamente abría abusado de la demandante, quien afirma que en cada encuentro que tuvieron, el príncipe sudaba en extremo. ¿El príncipe podrá escaparse del juicio? En esta ocasión puede que ni su poderosa madre pueda evitarlo. @mundiario

El príncipe Andrés se enfrenta a su oscuro pasado en un juicio mediático
Comentarios