Meghan Markle o cómo convertirse en blanco de críticas por usar un vestido caro

Meghan Markle, actriz. Instagram
Meghan Markle, actriz. / Instagram

La futura duquesa Sussex ha elegido una prenda de la firma Ralph & Russo de más de 60.000 euros para las fotografías de su compromiso y los seguidores no han pasado por alto la llamativa cifra.

Meghan Markle o cómo convertirse en blanco de críticas por usar un vestido caro

El príncipe Harry de Inglaterra y la actriz Meghan Markle recientemente presentaron sus románticos retratos oficiales como pareja, y el público, por supuesto, enloqueció. Pero curiosamente no fue por las perfectas fotos de compromiso, donde vemos a los futuros duques de Sussex felices y enamorados, sino más bien por otra cosa: el vestido que eligió la prometida del nieto de la Reina Isabel II para sesión.

Para las capturas, Meghan, escogió un despampanante diseño de alta costura de la firma británica Ralph & Russo cuyo precio no ha dejado indiferente a nadie. El vestido es un elegante traje negro con transparencias, tul y bordados en color dorado, que pertenece a la colección otoño-invierno 2016/2017 y está valorado en 64.000 euros, tal como apunta el diario Daily Mail.

 

 

La elevada cifra ha sido recibida como una cachetada por el pueblo británico. El Palacio de Kensington publicó las fotografías y las críticas comenzaron a llover. Los seguidores condenaron a Markle por hacer “un gasto descomunal e innecesario”, y además señalaron que la prenda no era la adecuada para la ocasión, pues la sesión tuvo lugar en un espectacular jardín.

Por supuesto, también saltaron al frente los que defendieron a Meghan, alegando que es poco probable que la futura esposa de Harry haya comprado el vestido, y que seguramente  –como es común- los diseñadores prestaron la pieza a la celebridad a cambio de publicidad. Sin embargo, minutos después un portavoz de la Casa Real echó abajo esta teoría, al asegurar que al portal Mail Online que el vestido fue pagado de manera privada, sin dejar claro si el dinero salió del bolsillo de la actriz estadounidense o de el del monarca británico.

Lo cierto es que con esto Meghan Markle ha dejado claro que el atuendo que finalmente elegirá para su boda no será cualquier cosa. A pesar de tener un estilo mucho más relajado que el de la esposa de su futuro cuñado, Kate Middlenton, la próxima duquesa de Sussex también ha mostrado que sabe cómo llamar la atención. @mundiario

Diseño de Ralph & Russo de su colección Otoño-Invierno 2016/ 2017. / Ralph & Russo Web

Diseño de Ralph & Russo de su colección Otoño-Invierno 2016 / 2017. / Ralph & Russo Web

 

 

Meghan Markle o cómo convertirse en blanco de críticas por usar un vestido caro
Comentarios