Buscar

MUNDIARIO

Luego de 24 años de matrimonio Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan

La pareja afirma que tomarán caminos separados de forma amistosa y por ahora han dejado a sus abogados los detalles de su separación.
Luego de 24 años de matrimonio Enrique Ponce y Paloma Cuevas se separan
Enrique Ponce, torero; y Paloma Cuevas, modelo y empresaria. / RR SS.
Enrique Ponce, torero; y Paloma Cuevas, modelo y empresaria. / RR SS.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas han confirmado que se separan luego de 24 años de matrimonio. La pareja dio ha conocer la noticia antes de que se filtrara a la prensa y crear drama innecesario mientras un despacho de abogados se encarga de los detalles del divorcio. La revista Semana adelanta que la separación ha sido de forma amistosa.

El torero, de 48 años, y la modelo y empresaria, de 47, tienen en común dos hijas: Paloma y Bianca. Las niñas serían la razón de por qué la pareja están llevando de buena manera la separación. La revista señala que la separación no ha tenido que ver con terceras personas, sino que su relación se ha desgastado con el paso de los años. 


Quizá también te interese:

Ana de Armas se atreve con un poncho en pleno verano y logra revitalizar el estilo boho


La separación ha sido una sorpresa y parece que Paloma y Enrique han querido hacerlo público tras pasar todo el confinamiento junto a sus hijas y los padres de ella, Victoriano Valencia y Paloma Díez, en la finca que el diestro posee en Jaen. Esto habla muy bien de la buena relación que planean mantener en el futuro por el bien de sus hijas.

Enrique y Paloma se conocieron en 1992 y mantuvieron un noviazgo de cuatro años antes de darse el 'sí quiero' en una multitudinaria boda celebrada en Valencia. La pareja no se apresuró en tener hijos y su primera hija llegó en 2008, la llamaron Paloma como su madre y abuela; y en 2012 llegaría Bianca.

En los últimos años la pareja ha tenido una relación cordial con la prensa, anunciando los eventos familiares que pueden interesar y dejando parte de su vida en la más estricta intimidad. @mundiario