Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, el ocaso de 25 años de amor

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin. / RR SS.
Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin. / RR SS.

Las alarmas sonaban cuando una publicación presentaba una foto del ex duque con una rubia. Ahora es posible que estemos ante el divorcio de la década de una pareja que parecía inseparable.

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, el ocaso de 25 años de amor

Varios medios especializados en realeza abrían sus portadas del 19 de enero con la reaparición de los Reyes Felipe VI y Letizia abogando por el turismo en España… pocas dieron alguna importancia a la publicación de Lecturas, cuya portada presentaba una fotografía del cuñado del monarca, Iñaki Urdangarin, con una rubia paseando por la playa y tomados de la mano.

Primero fueron habladurías, pero ahora son gritos sonoros lo que genera y puede convertirse en el divorcio de la década en España. La Infanta Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin cuentan con 25 años de matrimonio, donde no solo recibieron a cuatro hijos, también han vivido duras tormentas donde ella parece haberse puesto del lado de él siempre, incluso dando la espalda al resto de la Familia real.

Una pareja… ¿perfecta?

Iñaki y Cristina se conocieron en los Juegos Olímpicos de Atlanta. Tuvieron varias citas luego de que supuestamente la Infanta consiguiera el número del deportista y él decidiera terminar con la novia que tenía entonces. Ambos conformaban una pareja sensacional que logró pasar desapercibida hasta que la Casa Real, entonces presidida por Juan Carlos I, anunció el matrimonio de la Infanta con el lateral izquierdo del equipo de balonmano del FC Barcelona. Se casaron en 1997 en una boda por todo lo alto celebrada en Barcelona donde los novios brillaron y pasaron a ser Duques de Palma

Ambos eran la pareja de oro de la Familia real. Él era un deportista intachable que culminaba sus estudios en Administración y Dirección de Empresas y ella era una Infanta. Guapos, rubios, reales y ricos… ¿qué más se podía pedir? Claro que los hijos, que llegaron al pasar los años inicialmente con tres niños que nombraron Juan Valentín, Pablo Nicolás y Miguel; y en 2005 finalmente llegaría la niña, Irene, nombrada por su tía abuela, la hermana de la reina Sofía.

 

Parecía que con el tiempo, Urdangarin no estaba feliz con su papel de esposo florero y empezó a tener actividades más allá de la Casa real que terminaron deviniendo en un público y polémico juicio que les convirtió en las ovejas negras de la familia real. Urdangarin fue condenado en 2018 a cinco años y diez meses de prisión por malversación, fraude, prevaricación, delitos fiscales y tráfico de influencias tras el llamado Caso Nóos. Su esposa se mantuvo firme junto a su esposo, pese a que dicen que el propio Juan Carlos le pidió que se divorciara de Urdangarin. Esto nunca pasó y en 2015, cuando su hermano ya era Rey de España, les retiró el título de duques y los ‘despidió’ como miembros de la Casa real.

Entonces ella decidió instalarse en Suiza, donde la mayoría de sus hijos culminaron sus estudios y donde se mantiene con su hija Irene. Mientras su marido estuvo cumpliendo condena en prisión, se vio continuamente a la Infanta irle a visitar. Ahora él se mantiene en Vitoria, donde parece que ha encontrado nuevamente el amor.

 

¿Quién es la mujer rubia?

El diario El Correo ha revelado la identidad de la mujer, descartando que sea una familiar del ex duque. La mujer que paseaba con Urdangarin en Bidart es Ainhoa Armentia, una compañera del bufet de abogados a donde actualmente trabaja Urdangarin y también vecina de Vitoria.

Nacida en 1978, Armentia cuenta con 43 años y una vida dedicada a su carrera. Se conocieron en el despacho Imaz, donde el marido de la Infanta trabaja para poder disfrutar de su régimen de tercer grado penitenciario. Vanitatis ha informado que desde 2019, trabaja en el lugar desempeñando labores administrativas y de contabilidad como asesoramiento al cliente o presentación de modelos fiscales.

Armentia estudió Formación Profesional en un grado superior de Administración y Finanzas y posteriormente Secretariado. Luego buscaría más estudios de Gestión Administrativa y Contable para Auditoría, además de Gestión de Administración de Recursos Humanos. Es fan del deporte, destacando en pádel y el running, compartiendo intereses con el ex duque de Palma.

 

Ante el desconcierto de la opinión pública, varios periodistas increparon a Pablo Urdangarin en Barcelona. Entonces el joven jugador de balonmano, que milita en el Fútbol Club Barcelona, declaró lo siguiente: “Son cosas que pasan. Nos vamos a querer igual. Es algo que hablaremos en casa”. Una declaración sencilla pero igual de fulminante que da a entender muchas cosas.

Ahora queda por ver si la Infanta Cristina realiza alguna declaración. De parte de la Casa Real probablemente no se pronunciarán, recordemos que la Infanta es solo Familia del Rey y no desempeña ningún papel importante para la monarquía… ¿es este el ocaso de una pareja que parecía indestructible? @mundiario

 

Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin, el ocaso de 25 años de amor
Comentarios