Buscar

MUNDIARIO

Andrés de Inglaterra: de hijo favorito de Isabel II a lastre de la monarquía británica

La mayoría de las monarquías parlamentarias luchan todos los días para mantenerse en pie y el caso no es diferente para la británica, que siendo una de las más famosas del mundo, debe constantemente hacer frente a las polémicas de sus miembros. La última tiene que ver con el segundo hijo varón de la reina, su favorito, y su implicación en un escándalo sexual.

Andrés de Inglaterra: de hijo favorito de Isabel II a lastre de la monarquía británica
Isabel II junto al príncipe Andrés de Inglaterra. / RR SS.
Isabel II junto al príncipe Andrés de Inglaterra. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Desde hace años los Windsor, casa reinante del Reino Unido, intentan sobrevivir a los tiempos modernos. Una cuestión nada fácil pero increíblemente han sabido llevar con soltura y el refrescamiento de unas cuestiones partiendo desde la mismísima Isabel II. La monarca conoce bien los escándalos, ella misma ha protagonizado algunos, pero nada comparados a los que han enfrentado por su hermana la princesa Margarita, su hijo Carlos de Inglaterra, su nuera Diana de Gales o su nieto, el príncipe Harry… pero sin duda, todos ellos han quedado ensombrecidos con el último problema que enfrenta la monarquía: el escándalo sexual en el que se ha visto implicado su hijo favorito, Andrés de Inglaterra.

El caso ha terminado por dinamitar la paciencia del palacio de Buckingham luego de que el también duque de York ofreciera una entrevista a la BBC donde intentó justificar su amistad con el millonario y pedófilo estadounidense Jeffrey Epstein. Más que empatía, el príncipe6 quiso dejar clara su superioridad al ser miembro de una casa reinante y obviar los casos por abusos sexuales, muchos de ellos a menores, en los que estaba implicado su amigo y hasta él mismo.

Quizás te interese ver:

El escándalo ha causado que la monarquía forme parte del debate político en el panorama actual de un Reino Unido dividido por el tema Brexit. Ante la situación, el palacio anunció que el príncipe Andrés se desligaba de sus funciones oficiales, perdía su oficina en Buckingham y se retiraba de la vida pública. La decisión no habría sido concebida formalmente por la reina, que desde el principio ha apoyado a su hijo, sino que ha sido promovida por el heredero, Carlos de Gales, quien hizo toda la presión posible para apartar a su hermano de su papel como representante de la Casa Real.

La prensa amarilla ha venido siguiendo la relación entre hermanos desde hace tiempo, y nunca ha sido especialmente buena. El príncipe Andrés siempre se ha negado a representar su papel de segundón, buscando más protagonismo para él y sus hijas las princesas Eugenia y Beatriz de York, algo que explica por qué a diferencia de sus otros hermanos, la princesa Ana y el príncipe Eduardo, pidió a su madre que si les concediera títulos reales a sus hijas. En cualquier caso el príncipe Carlos es consciente de los cambios que deben enfrentar las monarquías para mantenerse, lleva un lustro preparándose para esto, y por eso ya ha dejado saber dentro de su círculo que una vez el acceda al trono, disminuirá la cantidad de miembros de la Familia Real. Básicamente serían él, su esposa Camilla, sus hijos los príncipes Guillermo y Harry y sus respectivas familias, por lo tanto, los actuales miembros de la Familia real pasarán a un segundo plano rápidamente.

Quizás sus hermanos mantengan cierta presencia, pero poco a poco se irían retirando de la vida pública, algo que el propio Andrés adelantó con su implicación con Epstein, un caso que podría llevarlo a ser entrevistado por el FBI, porque a pesar de que el millonario se suicidó, las investigaciones continúan y el príncipe es acusado por una de las víctimas de haberse acostado con ella cuando solo tenía 17 años. Las excusas del hijo favorito de Isabel II han sido vagas y hasta ridículas, por lo que aún deberá demostrar su inocencia y desde ahora permanecer fuera de la luz pública para no afectar el trabajo de los demás miembros del clan Windsor. @mundiario