Las universidades de Galicia quieren evitar casos como el del máster de Cristina Cifuentes

Imagen del Campus Sur de la USC tomada desde la Alameda de Santiago. / USC
Imagen del Campus Sur de la USC tomada desde la Alameda de Santiago. / USC

El procedimiento de modificación de actas está muy monitorizado en las universidades gallegas, donde solo profesores o cargos académicos pueden llevarlo a cabo dicho cambio bajo motivos específicos.

Las universidades de Galicia quieren evitar casos como el del máster de Cristina Cifuentes

Las supuestas irregularidades del máster de Cristina Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) salpican a todo el sistema universitario. En Galicia, el vicerrector de Oferta Docente de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Roberto López, concluye que un caso como el de la Presidenta de la Comunidad de Madrid sería imposible aquí. En las universidades gallegas, la modificación de actas (que incluye, entre otras cosas, el cambio de notas, razón que destapó el caso de Cifuentes), está sujeta a unos criterios firmes, tanto al respecto del motivo del cambio como del procedimiento para llevarlo a cabo. 

La USC es muy restrictiva en lo que se refiere al proceso de cumplimentación, gestión y custodia de las actas. Además, es pionera en la implantación de la firma electrónica, que lleva ya quince años incorporada a su sistema, por lo que toda operación deja un rastro informático. También, pese a que varias personas tienen acceso a las materias o las calificaciones de los trabajos de fin de grado y de máster, solo pueden introducir notas los profesores responsables de la asignatura. Las restricciones llegan hasta el punto de que solo el profesor que introdujo la nota puede cambiarla, algo que se aplica especialmente en el caso de materias compartidas por varios docentes. Por otra parte, una vez cerrado el período de actas, el procedimiento se complica todavía más en el caso de que sea necesaria una modificación: hay que hacer una solicitud a la Secretaría Xeral para que reabra el acta y el profesor pueda introducir la variación. 

En la Universidad de Coruña (UDC), solo el secretario de cada facultad está autorizado a realizar las modificaciones, y solo las puede hacer si hay una resolución rectoral o decanal para suspender la matrícula por impago, por resolución judicial firme o por sanción disciplinaria. También se pueden cambiar en el caso de que un estudiante pida una revisión y esta sea estimada. Otra razón para la modificación sería un error detectado por el docente responsable de firmar el acta.

Además, las actas no se pueden modificar en cualquier momento. La normativa de la Universidade de Vigo (UVIGO) tiene un plazo de tres meses para que los profesores puedan comparecer en los servicios administrativos y solicitar las variaciones. A partir de ese período de tiempo, el caso se traslada a la Secretaría Xeral donde, para la modificación de actas, sería necesario un procedimiento que pasa por hacer constar una diligencia de reparación firmada por el profesor responsable de la nota. Por tanto, no es tan sencillo como parece en el caso de Cifuentes, donde la modificación ocurrió años después de la matrícula. @mundiariogalici

Las universidades de Galicia quieren evitar casos como el del máster de Cristina Cifuentes
Comentarios