El impulso de una marca-país, entre los retos de Galicia para definir su propio proyecto

Logos de Galicia Calidade, Grupo de Análisis Marca-País, Marca-País y la edición GALICIA de MUNDIARIO. / Mundiario
Logos de Galicia Calidade, Grupo de Análisis Marca-País, Marca-País y la edición GALICIA de MUNDIARIO. / Mundiario
Galicia tiene grandes desafíos pero está ante una gran oportunidad de reacción. Sus retos exigen: diseñar políticas públicas, evitar la estandarización de las soluciones, no continuar como hasta ahora, ni caer en las operaciones de extrapolar. No hay que quedar descolgados ni admitir ser perdedores.
El impulso de una marca-país, entre los retos de Galicia para definir su propio proyecto

La sociedad mundial cambia constantemente. Nunca hemos visto cosas iguales y efectos jamás contemplados. El futuro se presenta complicado e impredecible. Tienen razón aquellos que lo definen como VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Pero los gobiernos tienen instrumentos para conseguir superar estos desajustes y contribuir a mejorar el bienestar de los ciudadanos. Dicho de otra forma, las instituciones públicas y políticas poseen capacidad de defenderse de las nuevas complejidades, siempre que sean capaces de entender de manera correcta cuáles son sus límites y cuál es el margen de maniobra de que disponen. De ahí una recomendación: no se deben conformar en ser meros espectadores de la globalización, de sus consecuencias y de los efectos de la pandemia. Es preciso reaccionar.

¿Qué vemos hoy en día?. Una disrupción tecnológica (medida a través de nuevos índices sensóricos, de conectividad, de ciberseguridad) y la emergencia de plataformas tecnológicas muy amplias y poderosas. Asimismo, presenciamos una modificación de los modelos de negocios; una mayor interdependencia en todos los ámbitos económicos y sociales, y un elevadísimo impacto de la geo-política.

Una gran oportunidad de reacción

Ante esta situación, la pandemia nos ha cogido: a) mal equipados sanitariamente; b) asumiendo una fuerte recesión económica global (más acentuadas en los jóvenes, madres trabajadoras y minorías más vulnerables); c) una gran profundidad en las cicatrices sociales (desempleados, aumento de la pobreza e interrupción de la educación); d) surge una fuerte presión para llevar a cabo políticas de recuperación y transformación. O sea, estamos delante de una gran oportunidad de reacción.

Galicia tiene grandes desafíos económicos. Vienen derivados de 8 aspectos críticos: a) diferentes niveles de industrialización con tendencia decreciente de la actividad industrial; b) reducido tamaño de las empresas; c) patrón de especialización en sectores maduros, con limitado poder competitivo en un futuro próximo; d) escaso nivel de incorporación tecnológico en las empresas; e) una tipología empresarial basada en las empresas familiares y escasez de las sociedades anónimas; f) no todos los centros de decisión de las instituciones financieras radicadas en Galicia están en territorio gallego y con mandos gallegos; g) carencia de concepto y proyecto de marca-país, con la que poder posicionar mejor nuestros productos y servicios frente a los competidores. 

Cicatrices sociales

En Galicia, las cicatrices sociales se centran en los siguientes aspectos:

> El empleo: destrucción del mismo. La economía gallega crece pero le cuesta generar ocupación. Y cuando crece lo hace con menor intensidad que los promedios nacionales.

> Los efectos de la pandemia: dejan más afectados a los jóvenes y a las mujeres no cualificadas, que son los estratos que más sufren.

> Las tasas de inmigración: rebrotan. Cada vez es mayor el número de personas que regresan a Galicia, sobre todos desde el extranjero. Contribuyen, sin duda, a incrementar el proceso de envejecimiento de la población.

> Los ciudadanos en riesgo de pobreza: se incrementaron en 2019. La pobreza afecta al 20% de la población gallega y la tasa de pobreza severa –menos de 500 euros/año–, alcanza el 7,9% del total y en tendencia creciente.

> Los efectos: más acusados en las personas que viven de las pensiones. El 20% están incluidos en población severa.

> La acentuación de las brechas: referidas a la distribución de las rentas. Los que ganan menos de 10.000 euros al año suman el 30% del total; pero los que ganan más de 28.000 euros/año ascienden al 16,8%, con tendencia creciente (11,9% en 2008).

G Alicia no país das mar & villas” 

Es menester la definición de proyecto de país. Los actuales retos exigen: diseñar políticas públicas, evitar la estandarización de las soluciones, no continuar como hasta ahora, ni caer en las operaciones de extrapolar. Es preciso no quedar descolgados ni admitir ser perdedores.

Falta completar un proyecto de país, con imagen propia. Recomiendo algún lema como el siguiente: “G Alicia no país das mar & villas”. 

Hay que identificar atributos y reforzar recursos. No tenemos proyección de nuestros productos que refuercen el made-in. Por tanto, estamos huérfanos en nuestra potenciación de imagen-país y, sobre todo,  más débiles respecto a nuestros competidores. @mundiario

El impulso de una marca-país, entre los retos de Galicia para definir su propio proyecto
Comentarios