Ataque estético o ¿derribo ideológico? al edificio del Ayuntamiento de Ferrol

Concello ferrol./Concello de Ferrol
Sede del Concello de Ferrol. / Concello de Ferrol
¿Por qué ese interés en borrar elementos identitarios del Ferrol del XX? La remodelación actual elimina del edificio original la cruz, figuras, pináculos, balaustrada, buhardillas... mientras la ciudadanía asiste impotente a un nuevo atentado a su identidad.
Ataque estético o ¿derribo ideológico? al edificio del Ayuntamiento de Ferrol

A mediados de los 50, Ferrol inauguraba un nuevo edificio como ayuntamiento.  De resabios historicistas, fue bautizado por su gran empaque como "Palacio Municipal" . Pronto, pese a lo reciente de su construcción en el corazón del trazado neoclásico, se convertía en un hito emblemático e identitario de lo que era  entonces -por su poder industrial y militar- una de las ciudades más importantes de España. El estilo era un "guiño" al resurgimiento de Ferrol del XVIII, con la fundación de sus astilleros y arsenales, el nuevo barrio neoclásico y el crecimiento urbano que dotó de una nueva dimensión y fisonomía  a la ciudad. 

Sin embargo, recién llegada la democracia, el edificio se posicionaba en el centro de una diana. 
Y es que a fines de los 70 y principios de los 80,  “arquitectos modernos” afirmaban ya que debía demolerse. Un antifranquismo extémpore manifiesto, antiferrolanismo, y algunos intereses espurios estaban detrás de ello: los principales impulsores querían hacerse con el contrato de la construcción de un nuevo ayuntamiento. Las corporaciones de entonces no estaban tan boyantes para demolerlo y no lo consiguieron, con lo cual el odio hacia el edificio se fue incrementando.

De ahí que fueran construyendo una leyenda negra sobre el edificio. Eran estrellas de la arquitectura cuya aura les hacía erigirse en gurúes de nuevas generaciones que “mamaron” esa leyenda y  asimilaron esos conceptos como dogma, sin percatarse jamás en lo que había detrás. Y lo que es peor, los transmitieron a jóvenes arquitectos que se formaron a su sombra. El mantra principal era que era un edificio extemporáneo, que rompía el trazado de la ciudad, y un mamotreto que algún día debía demolerse. Curiosamente eran conceptos que no aplicaban a edificios casi colindantes con premisas similares. Muchos no saben (y que puede demostrarse con fotografías) es que el acoso a lo que se llamaba –“ Palacio Municipal” comenzaría  entonces, aunque estos días se materialice su defenestración estética sin vuelta atrás.

Dinero para proyectos faraónicos pero no para regenerar la estructura

Siempre excusas enmascaraban los ataques, inseguridad, cimentación, mala calidad… Nadie duda que existieran estos problemas, pero sabemos – una evidencia empírica- que en Ferrol ha habido dinero para proyectos faraónicos en plazas de la ciudad y si hubiera habido voluntad de “regenerarlo” lo hubieran hecho. Era perfectamente asumible el coste y que las piezas y estructuras se fueran sustituyendo por otras de calidad sin menoscabar su diseño. Pero no, preferían que se fuera deteriorando a pasos agigantados para tener la excusa perfecta… Aún así pequeñas “venganzas” se iban ejecutando sobre él… Acciones a cuenta gotas que le iban desposeyendo de elementos de su identidad, aunque el golpe final comience ahora,

Desmontando los mantras

Puerta Sol. / Ayto Madrid
Puerta del Sol. / Comunidad de Madrid

1- El  Ayuntamiento es de un estilo desfasado

Falso. Se hicieron centenas de edificios de ese estilo durante el siglo XX. Años antes que Franco llegara al poder, y en el franquismo, se siguieron haciendo decenas de edificios, públicos y privados en toda Galicia y el resto de España, muchos de ellos estimadísimos en sus ciudades.  En este caso se eligió un modelo con algún resabio escurialense y ciertas similitudes con la Puerta del Sol de Madrid. Por lo tanto, era uno de los estilos de la época. No fue ”algo raro” ni desfasado, fue un estilo de la época.

2- Es “estilo dictadura franquista”

Falso. En el franquismo convivieron dos tendencias. Se hicieron muchos edificios del estilo del ayuntamiento y muchos de estilo “moderno”. ¿O es sólo estilo dictadura franquista lo que les conviene? ¿ No lo fueron también las residencias y cientos de poblados agrícolas ejemplos de la política social del falangismo erigidos por arquitectos hoy parangonados por su vanguardia? 

3- Rompe el trazado del Barrio de la Magdalena

El Barrio de la Magdalena de Ferrol, en resumen, responde a un plano neoclásico reticular o en cuadrícula articulada con dos plazas centrales. Una de ellas se vio " invadida" por la construcción del Ayuntamiento, con lo cual sí que es cierto la ruptura del trazado... pero solo en planta. En alzado en absoluto,porque hay brutales edificios de estética feísta en la plaza que también rompen el alzado original. De hecho, el gran volumen del Ayuntamiento hace que el impacto de esos edificios enormes quede amortiguado con lo cual se convierte en una pieza perfecta para la armonía de la plaza. Si se derribara se verían mucho más.

mamotretos dos
Puede verse el volumen de edificios laterales y cómo los amortigua ópticamente el ayuntamiento "mamotreto". / Angel Manso. Proyecto Remodelación de la Plaza de Armas 

4- Es un símbolo de la corporación franquista

Falso. ¿El calendario se congeló en 1975?. Ha sido 20 años franquista y casi 50 demócrata. Más del doble de tiempo los ferrolanos han elegido sus corporaciones democráticas que han regido desde sus muros la ciudad. 

5- Es de mala calidad

Mantra recurrente: se filtra el agua y el cemento es malo. Nadie lo duda. Pero los arquitectos tienen formación técnica y son están perfectamente capacitados para sustituir sus estructuras sin alterar el diseño. Las réplicas de cruz, figurillas, pináculos y balaustrada en cemento son de coste irrisorio. La cubierta costaría más pero se puede hacer. Que no quieran hacerlo es otra cosa. Pero claro, no dejarían su impronta. 

AlzadoAnteproxectoHistorico-1024x435
Anteproyecto. / Concello de Ferrol

6- Respeto al proyecto original

Este tipo de arquitectos suelen defender siempre “la obra de autor”  y dicen que ahora quitan las buhardillas inspirándose en un "anteproyecto"  de los autores. Pero !ojo!  el respeto de autor, en este caso, Nemesio López y García Lastra, es solo para lo que les conviene que es quitar las buhardillas, pero en absoluto repondrán elementos identitarios como figuras, cruz, pináculos, la gran balaustrada o el tejado original... que estaban en el proyecto del  autor.

Atentados perpetrados

Ayunt leones
Puede verse cruz, pináculos y figurillas eliminadas. / Sánchez Arrabal 

1- Cruz del remate de la cúpula

Eliminada. Coste mínimo. No se contempla su reposición en el proyecto actual. ¿Políticamente incorrecta?

2- Airosas figurillas de la cúpula

Un grupo de figurillas historicistas flanqueaban la torre. Pues bien. Eliminadas. Argumento. "Un día se cayó la espada de un romano y era un peligro para los niños”. Con suerte, no eran de granito y con un molde se rehacen a coste irrisorio y se fijan adecuadamente. Pero no, se opta por su eliminación y así fuera otro de sus elementos identitarios. Ni por asomo se contempla su reposición en el proyecto actual. 

antigua-plaza-de-armas-12-5
Balaustrada de remate eliminada. / Postal de la época

3- Gran balaustrada de remate

Eliminada . Existía una secuencia de balaustres que remataba el cuerpo superior y que remarcaba la horizontalidad del edificio. Muchas construcciones españolas del XV y XVI tienen y conservan hoy balaustradas con pináculos. En el siglo XX en cemento se cuentan por miles en España, desde chalets a bloques de pisos. No se contempla su reposición en el proyecto actual.

4- Grandes pináculos de la balaustrada

Eliminados La gran balaustrada estaba decorada con una secuencia de pináculos de superposición de elementos prismáticos y bolas que le daban airosidad. “Eran un peligro” ( argumento recurrente)  Pero en lugar de reafirmarlos, los eliminaron.  El mundo está lleno de edificios con pináculos. En Coruña,  Ferrol  y España en general hay miles tanto «importantes» como «humildes». No se contempla su reposición en el proyecto actual 

5- Buhardillas

Eliminadas. Lo cierto que en un anteproyecto no estaban y se añadieron al levantarlo por razones prácticas ( aprobado por los autores). Las buhardillas dinamizan el edificio y formaban parte del repertorio volumétrico de un edificio que conjuga su clasicismo con una sinfonía de elementos que le dan su razón de ser. La razón absurda de su demolición porque "entra agua" es casi irrisoria. Estamos en Galicia en el siglo XXI. Se siguen construyendo buhardillas y casetones en edificios nuevos sin problema. Cuando se inauguró el ayuntamiento, aparecían flanqueadas de ornamentos en sus frontones. Fueron desvistiéndolas poco a poco para dejarlas peladas casi como burdas casetillas de playa. Estos días ha comenzado la demolición y  no se contempla su reposición.

maria-fidalgo-31
Vista con las buhardillas originales, figuras y cúpula con figurillas. / Foto de la época

Nuevos atentados en breve

1- Los pináculos de la torre 

La Voz de Galicia dice “ Los pináculos de la torre del reloj se eliminarán para evitar problemas de seguridad” . Otra incredulidad. Hay pináculos en edificios de todas las ciudades y pequeños pueblos de España de edificios del siglo XIII hasta hoy. ¿Ahora resulta que los técnicos del XXI no son capaces de colocar un pináculo seguro?

2- El color

Ya se habla de blanco y gris. La dictadura del gris se está sufriendo en todo el país. Ferrol no podía ser menos y no caer en ese papanatismo. El  ayuntamiento ha basculado entre tonos rojizos desde siempre que le van como anillo al dedo. El gris "se mata con el estilo del edificio".. pero es otra “puya” contra él. Y de nuevo, parecen una burla la declaraciones de las personas competentes  “Su estética cambiará para adquirir distintos tonos de grises, para diferenciar el fondo, los detalles y el zócalo” Como si el rojo no lo hiciera. " Un aire actual" ¿ Es necesario un aire actual en un barrio histórico, y más en un edificio historicista? 

3- Lo más grave, la cubierta

Pretenden dotarla de un gran tejado de zinc que tendrá una brutal presencia óptica, ya que no va a tener las buhardillas de parapeto y se verá mucho más. Pondrán un zinc que dicen que “es muy ferrolano”, pero la realidad es que en Ferrol no hay tejados de cinc porque se calcina con los excrementos de gaviotas. Sí que se suele colocar, pero en vertical en la fachadas traseras. Además no pondrán ese “de escamitas”, sino un tipo de tejado con aspecto de chapa de polígono. Hay un terrible antecedente en el tejado del Cuartel de Instrucción de Ferrol, ejemplo de arquitectura militar borbónica cuyo tejado en mansarda tipo parisino defenestraron sin miramientos.

¿Qué interés hay en ir destruyendo los hitos urbanos del Ferrol de siempre?

La ciudadanía se siente totalmente ajena e impotente. De esto, se culpa a los arquitectos y sobre todo a los responsables municipales que les dejan hacer. Lo más grave, es el desamparo, porque otrora se aseguraron de que no fuera un edificio protegido por Patrimonio, por lo que pueden hacer lo que quieran con él sin posibilidad de rechistar.

Hace unos años se emprendía la remodelación de la Plaza de España, alterando todos sus elementos y dejándola tan irreconocible que a día de hoy, más de una década después, las redes siguen clamando dolientes por aquella que se perdió. La estatua de Franco se eliminó por motivos obvios, pero ¿por qué alterar todo su entorno y convertir la entrada de Ferrol en un oscuro túnel subterráneo? Los ciudadanos no se reconocen en ese espacio aséptico que no les representa que arruinó decenas de negocios. y que costó millones de euros.

¿Qué interés en ir destruyendo los hitos urbanos del Ferrol? ¿Por qué esas ganas de desposeer a la ciudad de sus elementos más característicos? ¿Un antifranquismo hoy revitalizado y proyectado absurdamente sobre los símbolos de la ciudad? - afirman algunos. ¿Un odio extémpore a aquel legendario y orgulloso Ferrol poderoso y militar...? ¿Quieren acabar con la personalidad de una ciudad que se consideraba la más española de Galicia? ¿Cuál es la razón? ¿O es un totum revolutum de todas ellas?

Sea cual sea, lo cierto es que hoy Ferrol, languidece y sigue envejeciendo. La cenicienta de Galicia ve el fin del Palacio Municipal que exhibió su poderío durante décadas, y asiste impotente a un nuevo impacto estético, pero sobre todo emocional, que vuelve a cernirse sobre ella.


(*) Firma: María Fidalgo Casares. Doctora en Historia del Arte con Suficiencia investigadora con Sobresaliente cum laude en Arte y Urbanismo por la Universidad de Sevilla. @mundiario

Ataque estético o ¿derribo ideológico? al edificio del Ayuntamiento de Ferrol
Comentarios