La salida a Bolsa de Shein podría aprovechar el tirón bursátil de Inditex

Una tienda de Shein. /: RR SS
Una tienda de Shein. /: RR SS
Tiene la aspiración de alcanzar una valoración de alrededor de 90.000 millones de dólares, bastante menos que Inditex, que actualmente capitaliza 127.833 millones de dólares.
La salida a Bolsa de Shein podría aprovechar el tirón bursátil de Inditex

Shein, el gigante chino de la moda rápida, ha dado un paso audaz al registrar una primera versión del folleto para su oferta pública de venta (OPV), con la mirada puesta en cotizar en Estados Unidos. Aunque la documentación inicial está clasificada como confidencial, este movimiento representa un hito significativo para la empresa que ha logrado un impresionante crecimiento, consolidándose como un jugador clave en la industria de la moda.

La multinacional Shein, que ha trasladado su sede a Singapur, ha experimentado un ascenso vertiginoso en Estados Unidos gracias a su estrategia de venta de ropa ultrabarata a través de internet. Su asociación con Sparc Group, propietario de Forever 21, ha fortalecido su posición al permitir el intercambio de participaciones y la distribución de productos entre ambas marcas.

La compañía, con 150 millones de usuarios en su plataforma de comercio electrónico, ha revolucionado el mercado al enviar la mayoría de sus productos directamente desde China por vía aérea. Este enfoque logístico no solo ha acelerado los tiempos de entrega, sino que también ha permitido evitar aranceles de importación en Estados Unidos, su principal mercado.

En un contexto de crecimiento constante, Shein ha iniciado su proceso de salida a Bolsa en un momento estratégico. La valoración récord de Inditex, el líder del sector, ha proporcionado un telón de fondo positivo para la decisión de Shein. Las acciones de Inditex se han revalorizado más del 45% en el año, situando a la empresa en una posición envidiable en el mercado.

Adopta el modelo de Zara

Aunque Shein ha adoptado parcialmente el modelo de reacción rápida de Zara, se ha diferenciado con precios más bajos y una selección de diseño menos elaborada. Sin embargo, este enfoque ha generado críticas en cuanto a la selección de proveedores y las condiciones laborales en las fábricas, lo que ha llevado a peticiones de verificación por parte de congresistas y fiscales estadounidenses.

La empresa, que mantiene en secreto sus cifras clave, incluyendo el volumen de ventas y la rentabilidad, ha despertado el interés de importantes actores financieros. Según informes periodísticos, Shein está trabajando con Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Morgan Stanley en su salida a Bolsa, con la aspiración de alcanzar una valoración de alrededor de 90.000 millones de dólares, bastante menos que Inditex, que actualmente capitaliza 127.833 millones de dólares (116.500 millones de euros), con unos ingresos de 32.570 millones de euros.

A pesar de la incertidumbre en torno a esta valoración sin la divulgación de cifras precisas, el crecimiento constante de Shein es innegable. La expansión de la empresa, con la apertura de centros de distribución en América del Norte y Europa, así como la ampliación de la fabricación en Brasil, Turquía e India, refleja una estrategia global ambiciosa.

Recientemente, Shein ha adquirido la marca británica de ropa femenina Missguided y ha fortalecido su alianza con Authentic Brands Group, lo que demuestra su determinación en consolidarse frente a la creciente competencia, especialmente de Temu, otra firma de moda rápida propiedad de PDD Holdings.

La salida a Bolsa de Shein marca, pues, un capítulo emocionante en la historia de esta empresa de moda rápida china. Aunque hay desafíos y cuestionamientos, su posición en el mercado y su agresiva estrategia de expansión sugieren que Shein podría ser la próxima gran historia de éxito en el mundo de la moda global. @mundiario

Comentarios