Los beneficios trimestrales de Boeing se caen por la crisis del 737 MAX

Avión Boeing en fabricación.
Avión Boeing en fabricación.
La empresa sigue su caída libre, que empezó en marzo y que nada hace pensar que vaya a tener una salida en un futuro inmediato.
Los beneficios trimestrales de Boeing se caen por la crisis del 737 MAX

Boeing sigue arrastrando las consecuencias de los defectos de su 737 MAX. La fabricante de aeronaves ha visto caer sus beneficios trimestrales en un 53% entre junio y septiembre. Eso sí, el desplome ya se veía venir y la empresa lo único que ha hecho este miércoles es confirmarlo y caba un poco más hondo en la crisis que arrastra la firma desde principios de año cuando se suspendieron las entregas y vuelos de su buque insignia, que sufrieron dos accidentes mortales bajo circunstancias muy parecidas y que dejaron un saldo de 364 víctimas mortales. En el conjunto del año, los beneficios de Boeing se han caído hasta en un 95%.

La firma enfiló un cash flow negativo de hasta 2.890 millones de dólares en el tercer trimestre, contrastando con el saldo positivo de 4.100 millones de dólares que encajó en el mismo periodo de 2018.  Los ingresos operativos, por su parte, se derrumbaron en 895 millones de dólares, o 1,45 dólares por acción, comparado a los 1.890 millones de dólares que había reportado en 2018 en el mismo periodo.

Esta noticia es la ciruela del pastel que se ha cocinado estos últimos días, pues el martes despidió a Kevin MCallister, su jefe de la división de aviones y quien ha sido destituido por Stan Deal, una cara conocida de años en la firma. Este timonazo, que es el más significativo cambio en la alta directiva desde que se desató la crisis en marzo, llegó 10 días después de que el consejero delegado, Dennis Muilenburg, fuera despojado de sus labores de presidente ejecutivo por el consejo de administración y que pase a ser el administrador general. El viernes último, el Gobierno de los Estados Unidos pidió explicaciones a la empresa por no haber difundido las preocupaciones que dos de sus empleados hicieron llegar sobre los aviones accidentados.

La fabricante asegura de que mantiene su confianza en el modelo, tanto que espera que vuelvan a volar en estos últimos meses del año. "Nuestra principal prioridad sigue siendo el regreso al servicio del 737 MAX, y estamos realizando un progreso firme", explicó Muilenburg en un comunicado. "La compañía ha asumido que la aprobación regulatoria de la vuelta al servicio del 737 MAX comenzará en el cuatro trimestre de 2019 y que gradualmente incrementará su producción de 42 anuales a 57 a finales de 2020”, prosiguió.

No obstante, todo está en manos de las autoridades. Si la nueva certificación del avión sufre algún retraso, los analistas consideran que la firma podría recortar todavía más la producción de su nave estrella, que a estas alturas es de apenas 52 al año. La crisis del 737 MAX, unida a la guerra comercial que mantienen Estados Unidos y China, el principal mercado de Boeing, ha dejado a esta compañía dependiendo prácticamente de sus aviones más grandes y de defensa, explica El País. @mundiario

Los beneficios trimestrales de Boeing se caen por la crisis del 737 MAX
Comentarios