La subida del SMI perjudicaría a los jóvenes, mayores de 45 años o trabajadores menos cualificados

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos y la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. cadtm.org
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos y la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. / cadtm.org
El gobernador del Banco de España alerta sobre los “efectos secundarios” del alza del salario mínimo en el largo plazo.
La subida del SMI perjudicaría a los jóvenes, mayores de 45 años o trabajadores menos cualificados

El pacto del Gobierno y los sindicatos para subir el Salario Mínimo Interprofesional hasta situarlo en 965 euros está suscitando todo tipo de reacciones contrapuestas: la patronal cree que el alza del SMI es “política”; la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, defiende que ha habido diálogo social y el Banco de España, por su parte, reclama “cierta prudencia”.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha admitido este viernes que el aumento del SMI es útil para combatir la desigualdad, pero ha alertado sobre los “efectos secundarios” de la medida. “Sabemos que incrementos moderados en el SMI generan efectos negativos moderados en el empleo, pero que pueden ser más elevados en colectivos de baja productividad, jóvenes o mayores de 45 años”, ha explicado en un acto en Barcelona. 

Recuperación heterogénea

Hernández de Cos ha explicado que aunque la recuperación económica ahora mismo es “firme”, también es “heterogénea” y está siendo más lenta en sectores donde “la incidencia del SMI es particularmente elevada, como los servicios o las pymes”. "Son consideraciones que deben tenerse en cuenta", ha insistido, por lo que ha recomendado "una cierta prudencia sobre cualquier decisión en esta materia" y “hacer más estudios” 

En cualquier caso, en gobernador del Banco de España ha asegurado que "si hay un compromiso político sobre el incremento gradual del SMI y se aceptan los efectos secundarios se debe poner el foco en la formación y en el incremento de la productividad" como salida para "minimizar los efectos" potencialmente negativos del pacto. 

Así, Hernández de Cos se ha posicionado en la misma línea de un informe publicado el pasado junio por la entidad que preside, que concluía que la fuerte subida del salario mínimo interprofesional en 2019, del 22% hasta 1.050 euros mensuales en 12 pagas, provocó un menor crecimiento del empleo de entre el 0,6% y el 1,1%. La estimación se traduce en una pérdida neta de entre unos 98.000 y unos 180.000 empleos. 


Quizá también te interesa: 

Subir el SMI: ¿un lastre para las empresas o un revulsivo para la economía?


 

Incremento del 1,6% respecto al SMI de 2020

El Gobierno y los sindicatos cerraron este jueves, en una reunión convocada de urgencia, un acuerdo para subir el salario mínimo interprofesional en 15 euros, hasta los 965 euros en 14 pagas con efectos retroactivos desde el 1 de septiembre.

La subida, que supone un incremento del 1,6% respecto al SMI de 2020, se ubica en un rango intermedio dentro de la horquilla de 12 y 19 euros que el comité de expertos convocados por el Ejecutivo proponía para este año, con el de objetivo “no perjudicar así la recuperación económica y la creación de empleo”.   

El pacto ha salido adelante con el respaldo de los sindicatos, que terminaron cediendo en sus pretensiones tras semanas de tensiones y desencuentro, pero sin la bendición de la patronal. Este viernes, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha considerado que el alza debería haberse planteado para el próximo año, porque "en enero estaremos en una posición diferente". "Los sectores más castigados se van abriendo poco a poco. Ya lo veremos”, ha dicho en una entrevista en Onda Cero. "Desaparecerán cientos de empleos, se crearán otros, pero no creceremos como deberíamos crecer", ha insistido. 

El Gobierno emplaza a la CEOE

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, se ha mostrado "muy satisfecha" por el pacto con UGT y CC OO. Asimismo, ha emplazado a los dirigentes de la CEOE a volver a la senda del acuerdo, con el objetivo de cumplir el compromiso de situar el SMI en el 60 % del salario medio en 2023, "porque es la mejor herramienta para combatir la pobreza laboral".

 

"Estamos trabajando en el diálogo social", ha dicho la titular de Trabajo, que también ha negado la existencia de diferencias en el Ejecutivo, luego de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, afirmara el jueves (horas antes de que el pacto fuera confirmado) que “no existía un acuerdo firmado para subir el SMI”. "Es una decisión del Gobierno de España", ha remarcado Díaz. @mundiario

La subida del SMI perjudicaría a los jóvenes, mayores de 45 años o trabajadores menos cualificados
Comentarios