¿Por qué en Reino Unido ahora no solo faltan conductores sino también carniceros?

Carnicería. RR SS.
Carnicería. / RR SS.
A la crisis de las gasolineras se suma un problema que amenaza incluso las cenas de Navidad de los británicos: el sector cárnico comienza a sufrir déficit de personal. 
¿Por qué en Reino Unido ahora no solo faltan conductores sino también carniceros?

En el Reino Unido no solo faltan conductores: tampoco hay suficientes carniceros… o personal en general. El Brexit y la pandemia han impulsado este año una profunda escasez de mano de obra en la economía británica, cuyo impacto podría sentirse en las cenas de Navidad de los ciudadanos: el sector cárnico comienza a sufrir déficit de personal.  

La Asociación Nacional de Cerdos ha explicado este viernes en una carta a los minoristas del Reino Unido que la grave crisis de trabajadores ha obligado a los procesadores de carne a reducir las tasas de sacrificio hasta un 25% desde principios de agosto. 

Sacrificar a 120.000 cerdos 

En ese sentido, la Asociación Británica de Procesadores de Carne (BMPA, por sus siglas en inglés) ha advertido de que es posible que unos 120.000 cerdos tengan que ser sacrificados en los próximos diez días, ya que la industria no cuenta ahora mismo con manos suficientes “para llevar la carne a los estantes de los supermercados”. 

La situación actual ha dejado a las granjas con un exceso de animales, que han intentado reinstalar en lugares como graneros para el ganado o incluso cobertizos de patatas. El problema: todos los lugares "simplemente se han quedado sin espacio", según fuentes de la asociación. 

"La única opción para algunos será sacrificar los cerdos en la granja, que es algo que hemos hecho todo lo posible por evitar”, ha dicho Rob Mutimer, presidente del grupo. "Esto no solo sería un desperdicio increíble de cerdos sanos y carne de cerdo buena, sino que sería financieramente ruinoso e increíblemente dañino para sus cadenas de suministro", ha añadido. 

Cenas de Navidad, en peligro

De acuerdo con los datos del organismo, el país enfrenta un déficit de 15.000 carniceros para trabajar sobre todo en las procesadoras. Según la presidenta del Sindicato Nacional de Agricultores, Minette Batters, las vacantes en el sector de la transformación de la carne se sitúan en el 43%, lo que incluye un "déficit masivo" de carniceros, un 45% de trabajadores estacionales y un 11% de conductores.

El gremio explica que esto provoca, entre otras cosas, que los profesionales activos solo puedan dedicarse a abastecer a los supermercados con cortes básicos de carne, lo que dificulta, a su vez, que puedan centrarse en productos navideños más laboriosos como el jamón o la tocineta.

Así, los representantes de la industria ya avisan de que los consumidores podrían tener que prescindir este año del gammon y de los pigs in blankets (un plato británico tradicional de salchichas en miniatura envueltas en tocino) en sus platos navideños.

En medio de este complejo escenario, la industria porcina británica ha tomado la iniciativa de pedir a los minoristas que sigan comprando carne de cerdo local, en lugar de la opción más económica que ofrece la Unión Europea, ya que en este último caso las empresas irremediablemente quebrarían.

La resaca del Brexit

Como ocurre con los camioneros, la crisis de los carniceros está en gran medida relacionada con los controles levantados en las fronteras a raíz del divorcio de Reino Unido de la UE.  

"Si vives en Polonia, cerca de la frontera, puedes ir a trabajar a Alemania y cobrar un dinero razonablemente bueno, y luego conducir hasta el trabajo, o quedarte allí, de lunes a viernes y luego conducir a casa el fin de semana", ha explicado el director de Operaciones Técnicas  de la BMPA, David Lindars. “Aquí (Reino Unido), tienes que conseguir un barco, tienes que conseguir un avión, y es mucho más complicado. Además, como ahora somos un tercer país, solo puedes ir y venir si tienes el estatus de residente. Si no lo tienes, obviamente no puedes entrar", ha añadido. 

La BMPA ahora intenta desesperadamente que el Ministerio del Interior británico aparque las restricciones levantadas con el Brexit para intentar salvar las Navidades. "Estamos hablando con funcionarios del Gobierno y hasta con el nivel ministerial sobre el trabajo, pero el Ministerio del Interior no nos deja hacer nada", ha lamentado Lindars.

El Ejecutivo de Boris Johnson ya ha emitido unos 5.000 visados temporales para trabajadores extranjeros y ha adelantado que espera conceder otros 1.000 para afrontar el déficit de carniceros. Pero las voces del sector cárnico tienen claro que no es suficiente. "Para cuando hayas pasado por la burocracia y finalmente llegues aquí [...] tendrás suerte si consigues seis o siete semanas de trabajo", expone Lindars. "Nunca he conocido nada igual", remata el vocero, antes de agregar que los costes de envío, transporte y energía también han añadido  presión al sector. @mundiario


 

¿Por qué en Reino Unido ahora no solo faltan conductores sino también carniceros?
Comentarios