La publicidad con alma es como un beso con amor

FullSizeRender
Caminar en Castiñeiras.

Llegar a  emocionar con la publicidad requiere un ejercicio emocional interno. Una danza visual entre consumidor y marca. Construir mensajes sin palabras, recitar poesía en el silencio...

La publicidad con alma es como un beso con amor

El corazón tiene las mismas dimensiones que un puño y su forma es semejante al de una pera con el rabo hacia abajo. El corazón es el órgano que simboliza el amor, sigue el ritmo de las emociones.

En una persona adulta el corazón se contrae entre sesenta y setenta veces por minuto, pero si esa persona está enamorada mucho más, a veces llega a latir cien veces sin que te des cuenta.

El corazón es el último órgano en rendirse, continúa latiendo incluso cuando está separado del organismo, incluso cuando te abandona la persona amada, incluso cuando ya no quieres sufrir más; porque pierdes el control sobre el cuando está enamorado. Cuando tu corazón late fuerte por otra persona ya no eres tu quien manda, manda el …

(Manual d`amore)

En el camino de la vida es este pequeño órgano el que timonea nuestras emociones guiado por la brújula de los sentimientos.

Llegar a  emocionar con la publicidad requiere un ejercicio emocional interno. Una danza visual entre consumidor y marca.

Construir mensajes sin palabras, recitar poesía en el silencio, dibujar en un lienzo que se llama mundo. Sentir la pasión en la distancia.

Hablamos de comunicación emocional, la publicidad que convierte el producto en icono.

La publicidad que sobrepasa la línea de los consumidores y los convierte en fans.

La saturación publicitaria es una realidad, los productos cada vez se parecen más por lo tanto la publicidad debe orientarse como un elemento más social, humano, diferenciador, afectivo. Buscar las conexiones neuronales de los consumidores y transformar el mensaje en sensaciones positivas como son la felicidad, la seguridad, afectividad y cercanía.

La conexión emocional entre marca consumidor solo se produce si somos capaces de involucrar a los consumidores, de ser espejo de su vida, protagonizando el guión y tocando el corazón.

La publicidad con alma; honesta, sincera y directa.

La comunicación con alma es como un beso con amor que llega para quedarse en el corazón.

Los consumidores esperamos que nuestras marcas nos conozcan, que nos transporten en un viaje lleno de emociones, que entiendan nuestras necesidades y cubran expectativas con productos que lleguen al corazón con el uso adecuado de los canales de comunicación.

Es el Neuromarketing donde se estudian los comportamientos del consumidor, los procesos mentales. El cerebro recoge los estímulos exteriores; percepción visual, auditivo, tacto.

Qué buscamos, cuáles son los objetivos y metas. Nuestras emociones, motivaciones.

Este mundo que sintetizo en cuatro líneas se analiza para intentar predecir el comportamiento y decisiones finales de los consumidores y aplicarlo al marketing tradicional, para: mejorar diseño, precio, branding, posicionamiento, target, canal de venta, etc.

Todos somos una marca, todos llevamos nuestra marca personal 

Son fechas de luz y escaparate, de caja roja y compra por impulso. Detrás de un regalo hay una persona, una historia. Transformar una historia en un presente es emocionar, es llegar.

Qué responderías si te invito a ganar quince millones de euros… El plan es atractivo.

- ¿Si alguien te diese 5 millones de euros por tus ojos, se los darías?

- No lo creo, pues dejarías de ver a tu amor, a tus hijos, un amanecer, una obra de arte …

- ¿Si alguien te ofrece 5 millones de euros por tu boca, se la darías?

- No lo creo, pues dejarías de besar a la persona que amas…

- ¿Si alguien te ofrece 5 millones de euros por tus manos, se las darías?

- No lo creo, pues perderías la posibilidad de acariciar …

Entonces tienes 15 millones de euros y no eres consciente. Tenemos un inmenso tesoro y podemos disfrutarlo cada día, de nosotros depende. Sigue los dictados del corazón … Corazón escrito con E.

La publicidad con alma es como un beso con amor