El precio del gas roza máximos históricos en Europa tras el recorte del suministro ruso a Alemania

Gazprom. / cazprom.com
Gazprom. / cazprom.com
El gas aumenta un 9% y acaricia los 230 euros por megavatio hora (MWh), un nivel inédito desde principios de marzo, días después de la invasión de Rusia a Ucrania. 
El precio del gas roza máximos históricos en Europa tras el recorte del suministro ruso a Alemania

Gas como arma política. Rusia reduce el flujo de gas a Alemania del 40% al 20% de su capacidad y los mercados responden: el precio de este combustible ha acariciado este miércoles los 230 euros por megavatio hora (MWh), un nivel inédito desde principios de marzo, días después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, lanzara su invasión sobre Ucrania. 
 
El mercado TTF holandés, referencia para el bloque comunitario, ha cerrado la jornada en 205 euros por MWh, después de haberse disparado hasta los 227 euros, lo que supuso un incremento del 2,5%. 

Sexta subida consecutiva

La subida -la sexta consecutiva— ha llegado después de que la gasista estatal Gazprom consumara este miércoles la amenaza del Kremlin, recortando el bombeo de gas a Alemania aduciendo “motivos técnicos” que ha atribuido a la alemana Siemens. Así, el suministro ha quedado desde la mañana de este miércoles en 1,28 millones de metros cúbicos, la quinta parte de la capacidad del gasoducto Nord Stream 1, la principal ruta de entrega a Europa de gas ruso. 

La nueva reducción en el grifo del gas presiona aún más a los países de la Unión Europea, que luchan por reducir su dependencia energética de Rusia, y han lanzado un plan común y “solidario” para reducir el 15% del consumo entre los Veintisiete, entre agosto y marzo. 

Energía como arma

Bruselas ha dejado claro que su objetivo con este acuerdo es ahorrar y almacenar gas antes del invierno, una temporada que se antoja tensa en la región debido a que el suministro no está ni mucho menos garantizado. Y ha advertido de que Rusia está "utilizando continuamente los suministros de energía como arma".
 
Alemania, que importa el 55% de su gas de Rusia -la mayor parte del Nord Stream 1-, ha denunciado que no es cierto que existan obstáculos técnicos para un flujo regular de gas desde territorio ruso. Klaus Müller, presidente de la Agencia Federal alemana de Redes, ha asegurado este miércoles en una emisora de radio que "el gas es ahora parte de la política exterior rusa y posiblemente de la estrategia de guerra rusa". @mundiario 

El precio del gas roza máximos históricos en Europa tras el recorte del suministro ruso a Alemania