Noviembre desencadena una caída histórica en el precio de la luz

Eólica mariña. / Pixabay
Eólica marina. / Pixabay

Las renovables alcanzan un récord histórico al contribuir con casi el 63% de la producción total, lideradas por la eólica y la hidráulica.

Noviembre desencadena una caída histórica en el precio de la luz

El panorama energético español ha vivido un noviembre atípico, marcado por una caída significativa en el precio de la electricidad, en línea con la regla no escrita de que a mayor presencia de renovables, menor es el coste de la luz. Con un promedio de 62 euros por megavatio hora (MWh), este mes se posiciona como el más económico desde marzo de 2021, contrarrestando la tendencia alcista que ha caracterizado gran parte del año.

La contribución de las fuentes renovables ha sido clave en este escenario. A unas horas de finalizar el mes, las renovables representan casi el 63% de la producción eléctrica en España, un hito histórico. La energía eólica lidera con el 33,5%, seguida de cerca por la hidroeléctrica, que duplicó su participación en 2023 y rivalizó con la nuclear. La solar fotovoltaica rozó el 10%, mostrando un desempeño destacado.

Francisco Valverde, analista independiente del mercado eléctrico, destaca el "milagro" ocurrido en la primera quincena, donde el agua y el viento sustituyeron al gas natural. Las recientes lluvias beneficiaron especialmente a los embalses del noroeste, siendo noviembre el mes con mayor generación hidroeléctrica de la historia española.

A pesar de una segunda mitad del mes menos favorable debido a la disminución del viento y las lluvias, el impacto positivo de los primeros tres cuartos del mes persiste. La producción eólica superó la media anual, la hidroeléctrica se destacó por desembalses excepcionales, y la solar mantuvo un rendimiento sólido, incluso con menos horas de sol.

El mercado eléctrico español es uno de los más asequibles

El efecto de esta situación se refleja en los precios para los consumidores, con uno de cada tres hogares, adheridos al PVPC, experimentando un aumento debido al mayor uso de gas en la segunda mitad del mes.

En comparación con el resto de Europa, el mercado eléctrico español se sitúa como uno de los más asequibles, solo superado por los países escandinavos con su capacidad de generación hidroeléctrica a bajo costo. Mientras España registra 62 euros por MWh, países como Italia enfrentan cifras cercanas a los 120 euros por MWh.

Este abaratamiento de la electricidad, componente de mayor peso en el Índice de Precios al Consumo (IPC), podría ejercer presión a la baja en el índice general. Aunque el peso relativo de la electricidad en el IPC es del 3,5%, su influencia en sectores intensivos en energía es significativa.

A pesar de la tendencia a la baja en el consumo eléctrico durante la crisis energética, noviembre experimenta un aumento del 2,6%, indicando una posible inversión de la tendencia. Factores como la actividad turística robusta, la disminución de parones en la industria electrointensiva y la incipiente electrificación en vehículos y calefacciones sugieren un cambio positivo en la demanda en los próximos meses.

El aumento de la demanda contrasta con el crecimiento de los autoconsumos domésticos e industriales, que, aunque han frenado en comparación con 2022, continúan reduciendo la dependencia de la red eléctrica en horas solares. En este contexto, el futuro se presenta prometedor, con señales de recuperación económica y una creciente demanda de electricidad en los próximos años. @mundario

Comentarios