Es necesaria otra política forestal para evitar incendios como el de Portugal

Bomberos portugueses agotados. / Twitter
Bomberos portugueses agotados. / Twitter

La organización ecologista portuguesa Quercus lleva años advirtiendo de la necesidad de que se aprueben políticas públicas a largo plazo, que promuevan la gestión sostenible del bosque y del espacio rural y que hagan el territorio más resiliente a los incendios

Es necesaria otra política forestal para evitar incendios como el de Portugal

Es necesaria otra política forestal para evitar incendios como el de Portugal, propone Ecologistas en Acción, organización que también denuncia que uno de los principales responsables de los graves incendios forestales que año tras año se repiten en la Península Ibérica es la nefasta política forestal desarrollada por los gobiernos de Portugal y de España durante décadas. Ahora, con motivo del trágico gran incendio de Pedrógão Grande, Castanheira de Pêra y Figueiró dos Vinos en Portugal, Ecologistas en Acción  trasladó sus condolencias a los familiares de las víctimas y a la ciudadanía de los municipios afectados y mostró su solidaridad con el pueblo de Portugal, del mismo modo que han hecho muchas otras entidades e instituciones españolas. 

El incremento de las temperaturas y la escasez de lluvia como consecuencia del calentamiento global aumentan la frecuencia y la intensidad de estos grandes incendios, subraya esta organización ecologista, que considera urgente reducir las emisiones y facilitar la adaptación de los ecosistemas.

La organización ecologista portuguesa Quercus lleva años advirtiendo de la necesidad de que se aprueben políticas públicas a largo plazo, que promuevan la gestión sostenible del bosque y del espacio rural y que hagan el territorio más resiliente a los incendios. Sin embargo, Ecologistas en Acción denuncia que el anterior Gobierno de Portugal, "de forma totalmente irresponsable", aprobó un régimen de arborización (conocido por la 'Ley del eucalipto' ya que favorece de forma descarada dicha especie) que promueve la expansión de los eucaliptales y el consiguiente aumento de la propagación y severidad de los incendios forestales. Por ello -añade- resulta urgente que el actual Gobierno portugués derogue dicha ley, ya que el eucalipto es ya la especie forestal que ocupa la mayor área en Portugal. Supera al pino bravo y al alcornoque al ocupar la escandalosa superficie de 900.000 hectáreas. "La existencia de enormes manchas continuas de eucaliptal, a veces de miles de hectáreas, aumenta considerablemente el riesgo de incendios de gran intensidad, ya que el eucalipto es una especie muy inflamable", subraya Ecologistas.

En España, los incendios forestales también tienen una relación directa con "una nefasta gestión forestal", según Ecologistas

En España, los incendios forestales también tienen una relación directa con "una nefasta gestión forestal", según Ecologistas. Las superficies más afectadas por los Grandes Incendios Forestales (GIF) son los espacios forestales artificiales o degradados, derivados de repoblaciones o cultivos forestales (40%) o de matorrales (33%). En los espacios forestales que sufren los GIF las especies dominantes son los pinos (58%), seguidos de distintas especies de matorral, tales como brezos, retamas o jaras (21%). Los montes que resultan ser menos afectados por los grandes incendios forestales son, en un 14% de los casos, los bosques naturales bien conservados, principalmente de quercíneas (encinas, robles o alcornoques). 

Las elevadas temperaturas y la escasez de lluvias de los últimos meses también han sido clave en la propagación y rapidez con la que avanzó el fuego. Los datos muestran con gran contundencia como a consecuencia del cambio climático las olas de calor y la escasez de lluvias en la Península Ibérica serán cada vez más frecuentes e intensas. En este sentido resulta fundamental no solo proceder con la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino con la adaptación de los ecosistemas a las nuevas condiciones mediante la recuperación de los bosques autóctonos, mucho más resistentes a las sequías y los incendios.

Para Ecologistas en Acción resulta evidente que el buen estado de conservación de los bosques naturales es el mejor instrumento para evitar los GIF y que la actuación en las zonas de repoblación o degradadas merecen mayor atención de cara a una mejor prevención.

En España, los primeros cinco meses de este año no solo no se han librado de los incendios, sino que tanto el número de incendios como el de hectáreas afectadas ha estado muy por encima de la media. Concretamente, del 1 de enero al 31 de mayo se han producido 6.119 siniestros (la suma de conatos e incendios) cuando la media anual en este periodo es de 4.897 siniestros. También la superficie forestal afectada ha sido superior a la media, 38.199,69 hectáreas frente a las 25.371,06 hectáreas de la media. En los últimos diez años solo se superó un número similar de hectáreas quemadas en los primeros cinco meses en 2012. "Estos datos no significan necesariamente que este verano el número de incendios o de hectáreas quemadas tenga que ser muy elevado. Pero dadas las condiciones meteorológicas que estamos viviendo y el hecho de que las administraciones competentes no hayan tomado en los últimos años medidas suficientes para actuar sobre las principales causas de los incendios ni para lograr una mejor conservación de nuestras masas forestales, es algo que no puede descartarse", concluye Ecologistas.

Es necesaria otra política forestal para evitar incendios como el de Portugal
Comentarios