¿Sucedería algo si en medio de la crisis empezásemos a hablar en positivo?

El lenguaje positivo y la escucha activa son sencillos y poderosos recursos.

¿Qué ocurriría si cambiásemos el lenguaje y los términos empleados fuesen: invertir, incrementar, subir, abrir, empleo, gestión eficaz, crecimiento, desarrollo, personas...? ¿Cambiaría algo?

¿Sucedería algo si en medio de la crisis empezásemos a hablar en positivo?

Si  nos fijamos en el lenguaje que utilizamos habitualmente cuando nos referimos a la situación actual, podemos observar que los términos más utilizados son: crisis, recortar, reducir, despedir, bajar, improductividad, cierres, pesimismo, opacidad, desempleo, destrucción del talento, RR.HH, formación y gestión deficiente, ...

Decía el maestro D. Rafael Echeverría en su libro "Ontología del lenguaje”:  "El lenguaje tiene poder generativo y recursivo para el diseño del futuro y la gestión del cambio".

Cuando hablamos actuamos, y cuando actuamos cambiamos la realidad, generando una nueva, a eso se le llama capacidad generativa del lenguaje.

Por tanto,  ¿qué ocurriría si cambiásemos el lenguaje utilizado? Si los términos empleados fuesen: invertir, incrementar, subir, abrir, productividad, empleo, positividad, formación eficiente, gestión eficaz, crecimiento, desarrollo del talento, Personas,  valorizar, transparencia, cambio de época...¿cambiaría algo?

Utilizando un lenguaje positivo, como el que hemos descrito anteriormente, estamos generando una nueva realidad, una realidad plena de creatividad, optimismo, innovación, cooperación, colaboración, sinergias… tan importantes en este cambio de época que estamos viviendo.

Al reconocer que hablar genera acción y que la acción cambia la realidad, estamos reconociendo la importancia de un factor determinante del lenguaje, la escucha, pero no la escucha como un acto pasivo, sino la escucha activa, aquella que hace preguntas, que no se conforma con el simple relato, la que indaga, en definitiva, la que nos permite que los conceptos nos queden claros y que podamos emitir juicios consistentes.

El lenguaje positivo y la escucha activa son sencillos y poderosos recursos que tenemos todos a nuestro alcance para construir el Futuro y hacer un presente con menor incertidumbre y más bienestar.

¿Sucedería algo si en medio de la crisis empezásemos a hablar en positivo?
Comentarios