La inflación muestra signos de estabilización con un descenso al 3,2%

Una mujer haciendo compras./ Pixabay.
Una mujer haciendo compras./ Pixabay.

La tregua en los precios se atribuye principalmente a la disminución en los costos de carburantes y electricidad, generando un respiro económico en vísperas de la campaña navideña.

La inflación muestra signos de estabilización con un descenso al 3,2%

La inflación en España parece haber encontrado un periodo de relativa estabilidad, dejando atrás los bruscos vaivenes que la caracterizaron en meses anteriores. En noviembre, el Índice de Precios al Consumo (IPC) español descendió tres décimas, ubicándose en el 3,2% en comparación con el mismo mes del año pasado, según informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta desaceleración se manifiesta de manera más clara en el dato de inflación subyacente, que excluye energía y alimentos frescos. Este indicador disminuyó en siete décimas, alcanzando el 4,5%, su nivel más bajo desde abril de 2022. El descenso en los precios se ve impulsado, en gran medida, por la notable disminución en el coste de los carburantes, con la gasolina descendiendo durante ocho semanas consecutivas y el diésel durante siete.

En un mes marcado por los agresivos descuentos del Black Friday, el abaratamiento de los carburantes ha sido el protagonista de la tregua al bolsillo de los consumidores. A pesar de los esfuerzos de la OPEP por mantener los precios del petróleo, el barril se sitúa alrededor de los 80 dólares, influido por la debilidad de la demanda en China y el aumento de las reservas en Estados Unidos.

La electricidad también ha contribuido a esta fase de estabilidad, marcando mínimos anuales de 4,53 euros por megavatio hora al inicio del mes. La generación eólica e hidráulica ha fortalecido la tendencia favorable para el consumidor, haciendo que noviembre sea el mes con los precios más económicos en el mercado mayorista desde marzo de 2021.

“Una muy buena noticia”

El comunicado del Gobierno destaca que, aunque el desglose detallado de los números se conocerá en las próximas semanas, la evolución positiva de la electricidad, los carburantes y los alimentos contribuye a una "muy buena noticia". La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, señala que los salarios mantienen su poder adquisitivo, y las empresas españolas ganan competitividad.

Sin embargo, expertos como Raymond Torres señalan que el efecto base, junto con la desescalada más lenta en categorías como la de alimentos, limita el descenso más pronunciado de la inflación. Este prevé una tendencia a la desinflación a largo plazo, aunque destaca la incertidumbre sobre el impacto futuro de las medidas antiinflación del Gobierno, cuya vigencia se desconoce.

El mercado de divisas también ejerce una influencia relevante. El euro está fortaleciéndose frente al dólar, lo que beneficia a España al reducir la factura energética. Además, la desaparición de factores inflacionistas, como el colapso en las cadenas de suministro, contribuye a la estabilización de los precios.

En cuanto a las perspectivas futuras, expertos como Ángel Talavera de Oxford Economics anticipan una inflación moviéndose entre el 3% y el 3,5% en los próximos meses, con la moderación de la inflación subyacente y de alimentos compensada por una posible mayor inflación energética.

En resumen, la inflación en España muestra señales de estabilización, proporcionando un alivio económico para los consumidores y generando expectativas cautelosamente optimistas para el futuro económico del país. @mundiario

Comentarios