Guía de dónde y cómo invertir en 2021

Mercados financieros. / Pexels-energepiccom
Mercados financieros. / Pexels-energepiccom

La facilidad para practicar el trading ha ocasionado que sea una actividad con un exponencialmente en los últimos años, siendo los mejor preparados aquellos que tienen más éxito. Pero hay existen otro tipo de inversiones según la tipología del inversor.

Guía de dónde y cómo invertir en 2021

Cada vez es más fácil adentrarse en el mundo de las finanzas, gracias a la aparición de plataformas de inversión y aplicaciones para manejar nuestros activos en cualquier momento y lugar, desde nuestro móvil u ordenador. De ahí que se hayan puesto tan de moda los portales para practicar el trading, esa compra-venta de activos con el fin de obtener un beneficio especulativo del diferencial del precio.

En El País Financiero lo explican con un ejemplo: “Decides “apostar” al alza con un amigo sobre el precio de las acciones de Amazon. Si la cotización sube, tu amigo (el broker) te tiene que pagar la diferencia de precio; si, por contra, el precio de las acciones cae serás tú (el trader de CFD) quien le pague la diferencia de precio a tu amigo.”

Los Contratos por Diferencias (CFD, del inglés Contracts for Difference) son instrumentos complejos y conllevan un alto riesgo de perdida de dinero rápidamente por el apalancamiento. Sin embargo, la facilidad para practicarlo (tener conexión a internet y algo de dinero para invertir, unido al aislamiento social impuesto por los gobiernos de todo el mundo a causa de la Covid-19) ha ocasionado que sea una actividad que ha crecido exponencialmente en los últimos años, siendo los mejor preparados aquellos que tienen más éxito.

Sin embargo, existen otro tipo de inversiones según la tipología de inversores diversos (perfil de inversor defensivo, conservador, moderado, dinámico o agresivo):

1. Compra de acciones. La clave es encontrar empresas que puedan crecer a largo plazo a adaptarse a los vaivenes sociales y políticos actuales. Entre estas tenemos aquellas relacionadas con el ámbito de la salud, la biotecnología y la tecnología. Son, en definitiva, las conocidas como megatendencias de inversión, llamadas así porque van a suponer un cambio en los hábitos de vida futuros.

No se debe mezclar el trading con la compra de acciones ya que hay una diferencia clave: con la adquisición de acciones no se puede obtener beneficio alguno si el precio de nuestro activo baja. Es decir, en Bolsa los beneficios nos llegan por el aumento de los precios de las acciones adquiridas, mientras, en el trading, los beneficios pueden ser tanto sobre la caída de los precios como por su aumento, dependiendo de si la estrategia consiste en ir largo (comprar para vender) o ir corto (vender para comprar).

2. Aquellos que quieran invertir sin riesgos siempre tienen los depósitos a plazo fijo pero actualmente la rentabilidad se encuentra por debajo de inflación y ya no resulta un producto muy aconsejable.

Si aún así, se prefiere un depósito como producto de inversión, habría que irse a fondos mixtos o repartir los ahorros entre fondos de renta variable, renta fija, fondos monetarios, fondos inmobiliarios, etc.

Un gestor bancario ofrecerá información al respecto según tu perfil de inversor y, sino, existe múltiples gestoras de inversión donde invertir en renta variable que cuentan con carteras modelo.

3. La inversión en criptomonedas también está al alza, aunque conlleva mucho riesgo, sobre todo por el amplio desconocimiento que se tiene. Si bien, la más conocido es el Bitcoin, existen más de 3.000 criptomonedas actualmente. Desde Rankio avisan de que “el gran riesgo de este activo sigue siendo la regulación que varios gobiernos y bancos centrales dejan entrever que impondrán a medio plazo, así como que cuenta con una elevada volatilidad como para añadirlo en cualquier tipo de carteras”.

4. Los fondos de inversión son otro de los productos de bajo riesgo que permite al inversor obtener cierta rentabilidad con cuantías mínimas. Generalmente, pero no siempre, estos fondos captan capital de inversores poco experimentados en el ámbito de las finanzas y el dinero de los fondos está siempre bajo la supervisión del regulador del mercado financiero. Igual que en los depósitos, existen fondos de renta fija, renta variable y renta mixta. También fondos temáticos: agricultura, agua, biotecnología, consumo, capital riesgo, energía alternativa, etc.

Estas cuatro opciones, sumando una quinta, el trading, son los principales ámbitos de inversión donde poder obtener beneficios o rentabilidad de nuestro dinero. Una sexta sería la ya clásica inversión en vivienda puesto que se esperan en 2021 caídas generalizadas en los precios de los inmuebles.

Guía de dónde y cómo invertir en 2021
Comentarios