Buscar

Europa había comenzado a desconfiar de Huawei antes del arresto de su ejecutiva financiera

Fuentes de Bloomberg aseguran que Alemania, Reino Unido y Francia estaban comenzando a seguir de cerca al fabricante de equipos. 

Europa había comenzado a desconfiar de Huawei antes del arresto de su ejecutiva financiera
Huawei, empresa. / LaRepublica.pe
Huawei, empresa. / LaRepublica.pe

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Sociedad y la edición AMÉRICA. @mundiario

Europa ya había comenzado a desconfiar de Huawei antes del arresto de su ejecutiva financiera. Fuentes de Bloomberg aseguran que, antes de que funcionarios canadienses detuvieran a Wanzhou Meng el 1 de diciembre por posibles violaciones de las sanciones estadounidenses contra Irán, Alemania y Francia estaban comenzando a seguir de cerca al fabricante de equipos. 

De acuerdo con la publicación, el gobierno de coalición de Alemania estaba preocupado por permitir que la firma suministrara equipos 5G en la nación. En esa línea, los funcionarios habían dispuesto un plan para buscar posibles cambios a las normativas o estándares, pensando en un objetivo claro: afectar a Huawei.

Mientras tanto, en Francia, los departamentos gubernamentales estaban reconsiderando la relación del país con Huawei, según personas familiarizadas con el tema. El ministro de Asuntos Digitales, Mounir Mahjoubi, ya había avanzado que las compañías telefónicas deberían trabajar con fabricantes de equipos europeos. 

Sin embargo, Bloomberg destaca que el mayor riesgo para el fabricante chino está en Reino Unido. El titular de la agencia de inteligencia extranjera MI6, aseguró este lunes que el gobierno debe decidir si prohíbe a Huawei operar redes 5G, ya que, de momento, las autoridades no han podido confirmar -o negar- que los equipos de la empresa comprometan la seguridad nacional británica.

"Rechazamos cualquier sugerencia de que podamos representar una amenaza para la seguridad nacional", han defendido desde Huawei en un comunicado. "La seguridad cibernética no debería politizarse y los proveedores de equipos no deberían recibir un trato diferente en función de su país de origen", agrega el documento enviado por correo electrónico. @mundiario