Emprendedor: antes de lanzar un producto al mercado, elabora un estudio de mercado

emprendedor
Un emprendedor dirigiéndose a su equipo.

Cualquier emprendedor que vaya a lanzar un producto al mercado, debe elaborar un estudio de mercado para conocer quién es su público objetivo y qué lo diferencia de su competencia.

Emprendedor: antes de lanzar un producto al mercado, elabora un estudio de mercado

Imagina que te vas a comprar una moto y eliges la primera que ves porque te encanta y no crees que pueda haber otra mejor. Y por tanto, no sigues buscando. Te dejas llevar por tus impulsos.

Bien, ahora imagina que te haces emprendedor, que vas a lanzar un producto al mercado y eliges a un público objetivo al que crees que le puede interesar tu oferta, guiándote por tu sentido común.

¿Crees que en ambos casos, si hubieras realizado una investigación más profunda, hubieras tomado una decisión más acertada?

Es una comparación tonta, pero me ha resultado interesante hacerla para que veáis la importancia que tiene investigar el mercado, teniendo en cuenta factores como el precio, la competencia y las necesidades reales del consumidor.

Lanzar un producto no es algo irrelevante. Hay mucho en juego. Y por eso, la investigación de mercados resulta algo imprescindible para obtener información acerca de productos y servicios comerciales.

Se trata de tener una información completa acerca de los clientes actuales y potenciales, para saber si el producto que queremos lanzar tiene cabida en este target, es decir, si se adapta a las necesidades y demandas del público. Y toda esta información se consigue a través de un estudio de mercado.

Lejos de lo que muchos creen, el estudio de mercado no es solo para grandes empresas.  Cualquiera que vaya a emprender y lanzar un nuevo producto, debe conocer no solo quién va a comprarlo y por qué, sino también el precio que el público estaría dispuesto a pagar y cuánta competencia tiene.

Los estudios de mercado se realizan mediante técnicas cuantitativas (encuestas) y cualitativas (entrevistas) y gracias a estas podemos conocer la percepción, gustos y preferencias de los consumidores. En definitiva, trata de entender a los usuarios para ofrecerles solución a sus problemas.

Es posible que el mismo emprendedor pueda hacer su propia investigación de mercado, ya que en Internet hay mucha información sobre cómo hacerlo.  Pero, es cierto que se corre el riesgo de elegir las preguntas de forma errónea, lo que repercutirá en tu decisión final cuando vayas a lanzar el producto.

Por eso, es importante que no lo hagas con prisa y que cuentes con el asesoramiento de empresas especializadas en estudios de mercado.

Si decides no realizar un estudio de mercado, las probabilidades de que fracases se multiplicarán debido a la falta de información y preparación. Por el contrario, con un estudio de mercado, podremos obtener un DAFO, el cual nos ayudará a potenciar las fortalezas y oportunidades, y a prepararnos para las debilidades y amenazas del mercado.

Por otro lado, las posibilidades de que un inversor confíe en tu proyecto serán mayores si le muestras un análisis de mercado, se lo das todo hecho y le transmites con seguridad que de verdad ese producto va a satisfacer una necesidad tangible en un público concreto.

Entonces, será una tarea menos complicada convencer a un inversor que confíe en tu idea de negocio. Además de esta gran ventaja, con estudios de mercado podrás conocer el riesgo que supone ese nuevo proyecto de negocio.

Si aún no te convence destinar parte de tu presupuesto a realizar encuestas de mercado, te resumo a continuación las ventajas que tiene realizar encuestas:

> Cuentas con más información para tomar decisiones acertadas que favorezca el crecimiento de tu negocio.

> Te ofrece información real y precisa sobre qué problemas tiene tu target.

> Te sirve para mejorar el producto que quieres lanzar, teniendo en cuenta las necesidades expresadas por el propio consumidor, durante la investigación.

> Te da las claves para elegir el sistema de venta más adecuado, es decir, lo que el mercado está demandando. Por ejemplo, si la mayoría de tus clientes utilizan el móvil para realizar sus compras, si hacen uso de las nuevas tecnologías, o prefieren utilizar los métodos tradicionales.

> Define las características del cliente al que satisfaces con información precisa sobre: sus gustos, hábitos de compra, estatus socio-económico, creencias, preferencias, etc.

> Ayuda a mantenerte informado sobre cómo cambian los hábitos y gustos de los consumidores, un punto importante para que la empresa no tarde en adaptarse a ellos y quede desbancada totalmente.

Emprendedor: antes de lanzar un producto al mercado, elabora un estudio de mercado
Comentarios