Un desastre ecológico enfrenta a Perú y Repsol: 6.000 barriles de petróleo en el mar

Derrame de petróleo de Repsol en Perú. / Twitter @MinamPeru
Derrame de petróleo en Perú. / Twitter @MinamPeru
El vertido de crudo ha afectado cerca de 18.000 metros cuadrados de mar. La cancillería peruana exige a la petroquímica española "resarcir" los daños “de manera inmediata”.
Un desastre ecológico enfrenta a Perú y Repsol: 6.000 barriles de petróleo en el mar

Un desastre ecológico enfrenta a Perú y Repsol: el derrame de unos 6.000 barriles de petróleo en las costas del litoral central peruano. De acuerdo con el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) del país, el vertido de crudo, ocurrido el pasado sábado en la refinería La Pampilla, operada por la empresa española, ha afectado cerca de 18.000 metros cuadrados de mar. La cancillería peruana ha exigido a la petroquímica "resarcir" los daños “de manera inmediata”.

“El derrame de petróleo de Repsol en Ventanilla (en la provincia del Callao) es el peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos, y ha ocasionado un grave perjuicio a cientos de familias de pescadores. Repsol debe resarcir este daño de manera inmediata”, ha afirmado el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de la red social Twitter.

"Derrame limitado" 

El accidente ocurrió el 15 de enero durante el proceso de descarga del buque tanque de bandera italiana Mare Dorium por la violencia del oleaje: la empresa ha atribuido el derrame -que calificó de “limitado”- a la agresiva erupción de un volcán submarino en Tonga. La Pampilla informó de que el vertido de crudo equivalía solo a 0,16 barriles y que el área afectada alcanzaba apenas dos metros y medio cuadrados, recoge el diario El Comercio. La firma aseguró además que la situación había sido “rápidamente superada” gracias a que sus brigadas “lograron controlar el incidente”.

Pero las autoridades peruanas han denunciado que el desastre ambiental es mucho más grave de lo que ha reportado la petrolera. El ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, ha asegurado que la subsidiaria de Repsol ha derramado alrededor de 6.000 barriles de crudo en el mar de la capital, por lo que podría recibir una multa de más de 138 millones de soles (unos 35 millones de dólares).

 

El Gobierno peruano ha criticado a Repsol por informar sobre “un derrame pequeño” en lugar de lanzar una alerta pública por el vertido y ha acusado a la compañía de no tener un plan de contingencia para actuar ante el escenario. El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ha levantado una observación a la empresa por la "información inexacta" emitida en un principio. "No se ha dado la cantidad exacta, y no se estableció cuál era la magnitud de este derrame", ha insistido la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez. "Hay que exigir a la empresa que, en el plazo más breve posible, asuma alguna acción concreta", ha añadido.

Repsol, por su parte, ha defendido su forma de actuar ante el accidente. “Nosotros proactivamente llamamos a la Marina preguntando por alguna alerta de tsunami, pero nos dijeron que no había”, ha explicado la gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales de Repsol Perú, Tine van den Wall Bake Rodríguez, en una entrevista para la cadena de radio RPP. “A las 2:46 p.m. (hora local) fue que hicimos el llamado y así proceder con la descarga y a las 5:18 p.m. llega este oleaje anómalo, el buque venía con más de 986 mil barriles y ya habíamos descargado algunos”, ha detallado. “Los cabos de estribor se rompieron y se aplicaron inmediatamente los protocolos y plan de contingencia. Llamamos a buzos y personal calificado para que supervisen la zona”.

La ejecutiva de Repsol ha justificado que las distintas versiones de la firma sobre el derrame en La Pampilla se dieron porque “según la ley, en las primeras 12 horas tienes que reportar un volumen y se vio algo pequeño”. “No ocasionamos el desastre ecológico y no puedo decirte quién es el responsable. Nosotros llamamos a la Marina de Guerra y ellos sabían”, ha concluido.

La empresa española además ha reiterado este miércoles en un comunicado que está "ejecutando las labores de remediación del litoral costero y limpieza de playas luego de la situación generada por las altas mareas”. El operativo incluye un despliegue de barreras de contención que cubren todas las zonas afectadas, así como brigadas con equipos especializados por mar y tierra en respuesta al desastre natural. El OEFA ha establecido que la petrolera tiene dos días para identificar zonas afectadas por el hidrocarburo, 10 días para la limpieza del suelo y un plazo de cinco días para “contener y recuperar” el crudo que flota en el mar.

el peor desastre ecológico

Entre tanto, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) ha reportado que el derrame de petróleo ha “comprometido” el mar y la fauna en dos áreas naturales protegidas del país. El vertido ha afectado la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, Islotes de Pescadores y la Zona Reservada Ancón. La autoridad ambiental y los pescadores han encontrado aves muertas y otras especies contaminadas en la zona.

“En mayor cantidad hemos encontrado las aves guanay, piquero, pingüino, zarcillo y el mamífero nutria”, ha dicho Pilar Ayala Rojas, especialista de la Administración Forestal y de Fauna Silvestre de Lima. Los animales rescatados estaban “totalmente embarrados en petróleo en el pico, el plumaje y las patas: por lo que no podían moverse. En ese caso, se hizo un baño de emergencia con un detergente antigrasa y luego los secamos en un ambiente cerrado y con temperatura para que no sufran de hipotermia”, ha agregado, antes de especificar que las especies que hallaron muertas tenían “restos de petróleo en la zona de las cloacas o los picos, posiblemente hayan ingerido material contaminado y han muerto por ello”.

 

Este martes, cientos de pescadores se han congregado al frente de la refinería para protestar contra Repsol y exigir que la empresa responda por los perjuicios a su trabajo. El desastre ecológico "nos está afectando y contaminando la biodiversidad en las aguas. No vimos que estén haciendo ningún trabajo", ha denunciado Miguel Ángel Núñez, dirigente de uno de los gremios de la zona.

“Vinieron 15 personas con escobas y recogedores para tratar de limpiar la playa. Se han ido a almorzar y nuevamente el mar se ha encargado de ensuciar esa parte que habían limpiado. Hay cuatro kilómetros de mar absolutamente negro, animales muertos que vuelven a las orillas. Este es un atentado contra la ecología”, ha dicho Pedro Spadaro, alcalde de Ventanilla.

Delito de contaminación ambiental

La Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (FEMA) de Lima Noroeste ha iniciado una investigación contra los representantes legales y funcionarios de la refinería de La Pampilla, operada por Repsol, por un presunto delito de contaminación ambiental.

El Gobierno del presidente Pedro Castillo ha conformado un comité de crisis para atender el desastre ambiental de manera articulada entre los ministerios del Ambiente, Agricultura, Defensa, Producción, Energía y Minas, y Relaciones Exteriores. @mundiario
 

 

 

 

 

Un desastre ecológico enfrenta a Perú y Repsol: 6.000 barriles de petróleo en el mar
Comentarios