Zidane se aferra a su pasado para mantenerse en el banquillo

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid. / Instagram
Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid. / Instagram

Pese a que el estratega francés tiene peores estadísticas que técnicos que han sido despedidos en la mitad de la temporada, sus tres Champions lo respaldan como para seguir. 

Zidane se aferra a su pasado para mantenerse en el banquillo

Solo una nueva orejona le garantiza su continuidad. Eliminado de Supercopa y Copa del Rey y a 10 puntos del líder en LaLiga el Real Madrid solo piensa en la Champions. Ese objetivo mantiene a Zidane Zidane en el banquillo pese a que acumula estadísticas peores que técnicos que han sido despedidos a mitad de temporada.  

Zidane tiene espalda, eso nadie lo duda. Cualquier otro técnico hubiese sido despedido, pero es Zidane. El galáctico que brilló vestido de blanco y que luego hizo su carrera como entrenador en el Real Madrid Castilla antes de dar el salto al banquillo principal.

Dos títulos de LaLiga, dos Supercopa de España, tres Ligas de Campeones y dos mundiales de clubes lo avalan. Si hay algún técnico al cual Florentino Pérez le tendría paciencia es a Zidane, sin embargo, su continuidad está atada a un solo objetivo: Champions League.


Quizás pueda interesarte

Ramos y Nacho salen de la enfermería del Real Madrid


Hoy Zidane suma 14 victorias, ocho derrotas y cinco empates en todas las competiciones lo que significa que ha ganado el 54% de los compromisos. Santiago Solari, por ejemplo, fue despedido luego de 32 partidos en los que acumuló 22 victorias (69%), ocho derrotas (25%) y dos empates, mientras que Rafa Benítez fue destituido pese a perder solo tres partiros de 25 lo que representa un 68% de victorias.

La lista de los que fueron echados con mejores números que Zidane continúan con Bernd Schuster (57%), Vanderlei Luxemburgo (58%) y García Remón (60%). Solo Julen Lopetegui, hoy en el Sevilla, supera en estas estadísticas al Zizu ya que de 14 partidos solo puedo ganar seis para un terrible 43% que le costó la cabeza.

Zidane tiene una muy buena relación con Florentino Pérez y la afición no olvida los triunfos del pasado, lo que nunca van a permitirse es ver a un Real Madrid sin alma y sin ambición. Eliminados de Supercopa y Copa del Rey, hay que luchar a muerte hasta el final por LaLiga y ganar la Champions. No hay más opciones. @mundiario

Zidane se aferra a su pasado para mantenerse en el banquillo
Comentarios