Un vestuario sin vacas sagradas, así era el plan de Santiago Solari

Santiago Solari, entrenador. / @partidazocope
Santiago Solari, entrenador. / @partidazocope
El Real Madrid versión 2019-2020 habría sido una auténtica revolución seguramente sin varios de los referentes que lograron dominar la Champions junto con Zinedine Zidane.
Un vestuario sin vacas sagradas, así era el plan de Santiago Solari

El Real Madrid de la campaña anterior fue un auténtico desastre planificado. Era la crónica de una muerte anunciada, que comenzó con la salida de Zinedine Zidane, continuó con el traspaso de Cristiano Ronaldo, se extendió con el finiquito a Julen Lopetegui y tuvo una especie de renacer con Santiago Solari en el banquillo. 

Con el argentino los blancos pudieron revalidar el título en el Mundial de Clubes pero en octavos de final de la Champions League, el Ajax de Amsterdam quebró definitivamente el dominio que con puño de hierro, que habían impuesto los españoles en Europa. 

Fue el 5 de marzo, un día que quedará marcado como una de las derrotas más humillantes que presenciara el Bernabéu, especialmente en su competición fetiche. Aquella fecha terminó con los huesos de Solari en unas vacaciones sin fin por ahora, y con Zidane nuevamente al frente del primer equipo. 

Si el "Indiecito" estuviera hoy día como timonel merengue, muy seguramente no estuvieran muchas de las vacas sagradas, que todavía siguen en el vestuario merengue. Ya no estaría Isco, Marcelo y muy probablemente Sergio Ramos. Martin Odeegard se deleitaría en la medular y Reguilón haría de las suyas en el lateral izquierdo. 

No hace falta una bola de cristal para saber que eso ocurriría pero, Pepe Herrero en La Tribu lo ha confirmado ante los micrófonos: "En las oficinas del Real Madrid cada vez hay más sensación de que no se fue injusto con Lopetegui sino con Solari" y ahí mismo rematan diciendo que "Solari en diciembre pidió casi de rodillas que le trajeran a Odeegard y le dijeron que no". 

Solari tenía razón, la verdadera revolución del vestuario era necesaria y él podía acelerarla y quería además darle protagonismo al noruego, que ha demostrado jornada tras jornada que está sobradamente preparado para volver al club no solo como elemento decorativo, sino en plan estelar. @mundiario

Un vestuario sin vacas sagradas, así era el plan de Santiago Solari
Comentarios