El Sevilla vivió una auténtica pesadilla de Champions en el Pizjuán

El PSV celebra la victoria en Sevilla. / @PSVespanol
El PSV celebra la victoria en Sevilla. / @PSVespanol

La derrota y la pobre imagen que ha dado el equipo, sin duda pone en el punto de mira a Pepe Castro, José María del Nido Carrasco y a Diego Alonso. 

El Sevilla vivió una auténtica pesadilla de Champions en el Pizjuán

El sueño europeo del Sevilla se desvaneció en una noche de pesadilla en el Sánchez Pizjuán. Lo que parecía ser una victoria asegurada terminó convirtiéndose en un amargo adiós a la Champions League, dejando a los sevillanos sumidos en la decepción y la frustración.El partido, que comenzó de manera prometedora con un 2-0 a favor gracias a los goles de Sergio Ramos y En-Nesyri, tomó un giro inesperado con la expulsión de Ocampos, quien vio dos amarillas en apenas dos minutos. Este contratiempo desencadenó una serie de eventos desafortunados que sellaron el destino del Sevilla.

El PSV Eindhoven estaba totalmente sumido en una depresión, pero los visitantes aprovecharon la expulsión del jugador argentino y lograron no solo igualar el marcador, sino también darle la vuelta al partido. Los goles de Saibiri y Gudelj en propia puerta sembraron la consternación en el estadio, y la situación empeoró con el tanto de Pepi en los minutos finales, dejando a ambas aficiones con la boca abierta, porque ni el más optimista de los neerlandeses se creían lo que acababan de ver. 

Los locales pasaron de la euforia a la tristeza en un abrir y cerrar de ojos. El PSV le birló el pase a la siguiente fase de la Champions League. El equipo de Diego Alonso no supo mantenerse ordenado con uno menos y eso le costó el encuentro.

 

Los pitidos y el descontento de la afición

La indignación en el coliseo sevillista es palpable, y la afición, que ya no aguanta más desilusiones, exige respuestas y cambios inmediatos. Probablemente, la eliminación de la Champions League no solo deja al Sevilla en una posición delicada, también pone en tela de juicio a los gestores del club y al técnico del equipo. El crédito del entrenador es cada día menor, pero él no es el único responsable de esta situación, porque no hay que olvidar algo: Diego Alonso es el segundo estratega que se sienta en el banquillo durante esta temporada. 

En definitiva, una noche para el olvido que deja al Sevilla sumido en la tristeza y la incertidumbre, con un futuro en la Champions truncado y un presente que exige respuestas inmediatas para evitar un desmoronamiento aún mayor. @mundiario

Comentarios