Rüdiger y los antecedentes de dos campeones del mundo y un muro

Antonio Rudiger en el Chelsea. / Twitter.
Antonio Rudiger en el Chelsea. / Twitter.
Todo parece indicar que el corpulento defensor alemán vestirá la camiseta del Real Madrid, pero cabe preguntarse si podrá triunfar en el Bernabéu.
Rüdiger y los antecedentes de dos campeones del mundo y un muro

Antonio Rüdiger es uno de los defensas centrales más respetados de la actualidad, gracias a la fiabilidad de su juego durante su etapa con el Chelsea, conjunto con el que alzó cinco títulos entre los que destaca la Champions League de la temporada 2020-2021.

Thomas Tuchel lamenta profundamente el adiós de su compatriota, porque sabe todo lo que puede ofrecer en el entramado defensivo de los Blues, gracias a la potencia, gran colocación, velocidad y excelso juego aéreo. No se trata de un defensa exquisito como Franco Baresi o Paolo Maldini, pero sí se puede decir que cumple sin problemas con su trabajo.

En medio de todo este gran número de piropos que el internacional alemán ha recibido, muchos madridistas dan por hecho su llegada a Chamartin de cara al siguiente curso, y  piensan que este corpulento futbolista con su sola presencia desaparecerá de un solo plumazo todos los problemas defensivos que ha sufrido el Real Madrid en los últimos años, a pesar de los buenas prestaciones de Militao, Nacho y de David Alaba.  

 Hay precedentes que certifican que no todos los grandes defensores pueden lidiar con la presión que implica jugar en el Santiago Bernabéu, con un equipo con un carácter marcadamente ofensivo que deja demasiados espacios cuando se dispone a atacar, en particular cuando se remanga para hacer una remontada como las vividas hace poco ante el PSG, Chelsea y Manchester City. De esto pueden dar fe Ruggeri, Samuel y Cannavaro. 

Un campeón del mundo que brilló con Maradona y en Logroño 

El primero que se me viene a la mente es Oscar Ruggeri. Popularmente conocido como el Cabezón, llegó al Santiago Bernabéu proveniente del Logroñes y con el caché de ser campeón del mundo con Argentina en 1986. En Las Gaunas completó una temporada de ensueño que le abrió las puertas para llegar al Real Madrid que en ese momento, la temporada 1989-1990 era entrenado por John Benjamin Toshack. 

El propio Ruggeri admitió que su relación con el estratega galés era muy mala, en particular porque era un fichaje que pidió su antecesor en el cargo, el neerlandés Leo Beenhakker. Tampoco se le veía cómodo en el campo, porque se encontraba inmerso en un sistema de juego que predisponía claramente al equipo a jugar muy abierto y al ataque, dejando muchas ocasiones en posición de desventaja a los zagueros. En Logroño la vida deportiva era ideal para él, porque jugaba en un campo más chico y arropado en defensa. 

Aquel periplo del antiguo internacional argentino no fue para más, a pesar del título de Liga obtenido por el Real Madrid. Se marchó a su país para jugar en Vélez Sarsfield. Se puede decir que su paso por el Santiago Bernabéu fue una experiencia agridulce, algo muy similar a lo que vivió Fabio Cannavaro. 

El muro de los lamentos

Walter Samuel llegó al Madrid con la misión de hacer olvidar de una vez y para siempre el recuerdo de Fernando Hierro, que abandonó por la puerta de atrás el club de sus amores, después de una grave discusión que mantuvo con Florentino Pérez. El Muro como era conocido en Italia tras su paso por la Roma, se ganó a pulso su reputación como un impecable especialista en materia defensiva lo que lo convirtieron rápidamente en una de las estrellas a tomar en cuenta en el fútbol europeo. 

El argentino brillaba con luz propia, y su paso hacia el Real Madrid tenía que reconfirmar todo lo que había hecho tanto en su país (en Boca Juniors y en la selecciones inferiores y absoluta) y en la Serie A, pero las cosas se torcieron desde un principio y nunca llegó a carburar. Su inseguridad llegó a tal punto que pasó de ser El Muro infranqueable a convertirse en toda una calamidad cuando el balón pasaba a su alrededor. 

No le dio tiempo de enderezar el rumbo y al final de aquella temporada 2004-2005 se marchó al Inter de Milán, donde consiguió muchos títulos, pero nunca más volvió a ser aquel defensor espectacular que todos admiraron en el Calcio. 

IL capitano delle azzurra

El capitán italiano arribó a la capital española con el título de campeón del mundo obtenido en Alemania 2006 y de paso con todas las papeletas para llevarse el Balón de Oro de aquel año. Llega al equipo merengue como consecuencia del escándalo de corrupción que sacudió al fútbol italiano y que terminó despojando de varios títulos a la Juventus de Turín, y de paso mandándo a la Vecchia Signora a la segunda división. 

El napolitano llegaba con 33 años pero todavía con hambre de más retos y no dudó en ponerse disposición de su compatriota Fabio Capello, para liderar a la defensa madridista. Aquella temporada será recordada por la espectacular remontada del Madrid para alzarse con el título, pero el desempeño de Cannavaro no fue el esperado porque le pasó lo mismo que a Ruggeri, que al no jugar arropado en un sistema más defensivo se le veían mucho más pronunciadas sus debilidades. 

A pesar de ello consiguió dos títulos sucesivos de LaLiga con los blancos, pero un año después fue testigo directo del inicio del dominio FC Barcelona tanto en España como en Europa, con la escandalosa goleada 2-6 en el Santiago Bernabéu. La pareja Cannavaro -Metzelder hizo aguas por todos lados y no pudieron evitar la masacre que lideraron los dirigidos por Pep Guardiola. @mundiario

Rüdiger y los antecedentes de dos campeones del mundo y un muro
Comentarios