Cinco razones por las que el Liverpool debería ganar la Liga de Campeones

Jugadores del Liverpool celebran el cuarto gol al Barcelona en las semifinales. / Twitter
Jugadores del Liverpool celebran el cuarto gol al Barcelona en las semifinales. / Twitter

El histórico equipo rojo llega a su segunda final consecutiva con el papel del gran favorito. En sus manos está romper su gafe europeo que arrastran desde 2007.

Cinco razones por las que el Liverpool debería ganar la Liga de Campeones

Jürgen Klopp ha llevado al Liverpool a su segunda final europea consecutiva y espera ganarla, ahora sí. El entrenador alemán tiene sobre sus hombros la responsabilidad de ganar este título tras la decepción que se llevó en la Premier League, donde tuvo todo a inicios de año para rematar el título doméstico y lo dejó escapar de forma sorprendente. Ahora tiene su revancha en el mayor escenario posible del mundo a nivel de clubes: la final de la Liga de Campeones. A continuación, cinco razones por las que el Liverpool debería ganar esta final:

1- Su mística

Puede que el Tottenham tenga lo romántico de ser un equipo nuevo y por el que pocos apostaban a inicios de curso, pero hay equipos grandes en la historia, como el Liverpool, cuyo escudo a veces pesa más que los sentimientos. Son pocos los privilegiados que tienen eso en su camiseta, pues es algo que no se puede comprar (y si no que le pregunten al PSG) y esa jerarquía desenreda enredos por sí sola muchas veces. Más que nunca, los rojos deben aprovechar su historia para llevar, por fin, un nuevo trofeo a su museo.

2- El peso de la experiencia

Apenas ha tardado prácticamente un año el Liverpool en volver a la gran final. Tras haber perdido en Kiev el año pasado contra el Real Madrid, el equipo rojo está nuevamente en la gran final y debería usar lo aprendido en la final anterior para batir a un combativo y temperamental Tottenham. Aquella derrota dejó dolidos a todos en Anfield Road, por lo que es cuestión de orgullo aprovecharla para evitar una nueva. Bueno, y aparte que ya no está Loris Karius en el plantel.

3- El fútbol se las debe a Klopp

Hay pocos entrenadores que caigan tan bien como Jürgen Klopp. El tipo no es guapo, no es musculoso, no es de semblante imponente, no se viste elegante pero su carisma conquista a cualquiera. Aparte de eso, sabe cómo sacar el máximo rendimiento de equipos que en los libros contables están por debajo de otros tantos. El fútbol le debe una al adiestrador alemán. Que sí, que el fútbol no es de merecer, sino de hacer, pero tal vez el karma echa una manita al simpático Klopp.

4- Ya no está Karius

Pues con el perdón que se merece alguien que se dedica profesionalmente al fútbol, pero es que el papel de Loris Karius en Kiev fue bochornoso. Cuesta entender que alguien que cobre el sueldo que cobra él pueda equivocarse como lo hizo en el gol de Benzema y en el segundo de Gareth Bale. Su salida sin duda es un alivio para el equipo, que puede que le haya aplaudido y todo, pero saber que no tendrá que sufrir sus cantadas definitivamente dará más seguridad a sus compañeros.

5- Demostró ser un equipo hecho para altas descargas

Su clasificación sobre la campana en fase de grupos y su eliminatoria contra el Barcelona en las semifinales demuestran que los reds están en condiciones de sobrevivir a situaciones de alto riesgo. Es el Liverpool un equipo más maduro, más trabajado, capaz de salir como pueda de enredaderas y pantanos y también de meter bailes como el que le dio al FC Bayern en Alemania. Los de Anfield Road tienen el temperamento que exijen estas tarimas. @mundiario

Cinco razones por las que el Liverpool debería ganar la Liga de Campeones
Comentarios