Modric salva al Real Madrid ante la ausencia de Bellingham

Luka Modric, mediocampista del Real Madrid. / @RealMadrid
Luka Modric, mediocampista del Real Madrid. / @RealMadrid
El juego del equipo de Ancelotti baja muchos enteros cuando el inglés no está.
Modric salva al Real Madrid ante la ausencia de Bellingham
Luka Modric salvó al Real Madrid con un golazo cuando el partido en el Bernabéu parecía destinado a terminar en tablas. En una jornada donde los merengues enfrentaban la presión de mantener distancia ante sus perseguidores en LaLiga, fue el croata quien emergió como el héroe inesperado, despejando las nubes de incertidumbre que se cernían sobre el equipo dirigido por Ancelotti. En un enfrentamiento contra un Sevilla tácticamente sólido y resistente, cada movimiento contaba.

El encuentro estuvo marcado por la intensidad defensiva del Sevilla, con un sistema 1-5-3-2 que mantuvo a raya los avances del Madrid durante la primera mitad. Las ocasiones de gol brillaban por su ausencia y la creatividad parecía estar en deuda. Vinicius intentaba desequilibrar, pero la defensa sevillista se mostraba infranqueable, respaldada por una actuación destacada del guardameta Ørjan Nyland.

El Real Madrid necesita a Bellingham

Aunque Brahim Díaz es más que un buen reemplazo para Jude Bellingham, la realidad es que la ausencia del inglés se deja notar en el Real Madrid. El 5 madridista es clave en el entramado ofensivo de Carlo Ancelotti y su ausencia deja un vacío en el centro del campo, limitando las opciones de desborde. Sin embargo, el descanso trajo consigo un cambio de dinámica.

Con Vinicius y Rodrygo tomando velocidad de crucero por las bandas y Federico Valverde tomando las riendas en el centro del campo, el Madrid comenzó a generar peligro de manera más constante.

El Sevilla, por su parte, buscaba aprovechar las transiciones rápidas, con Isaac Romero acercándose al gol en más de una ocasión, pero se encontró con la figura imponente de Lunin en la portería madridista. Fue entonces cuando Ancelotti recurrió a Modric, quien, con su magistral gol, cambió el rumbo del partido.

Luka, con su visión y calidad técnica, fue el revulsivo que el Madrid necesitaba para desequilibrar la balanza a su favor. Tres puntos y gracias, porque sí, a Modric le debemos unas sinceras disculpas por señalarle cuando no ha estado bien. El 10 merengue mostró el domingo que todavía tiene en sus botas magia suficiente para generar juego, pero también para liquidar los partidos con derechazos enormes como el que batió al portero sevillista.@mundiario

Comentarios