Mel, ¡despierta!: Valverde no es extremo, lleva la manija nada menos que de Uruguay

Fede Valverde con la selección de Uruguay.
Fede Valverde con la selección de Uruguay.

Pepe Mel aún no se enteró de que Valverde es un mediocentro internacional con Uruguay, que estará en el Mundial de Rusia llevando la manija de una selección que fue campeona del mundo. Especialmente capacitado para ese puesto, en el Deportivo Valverde "juega" de extremo.

Mel, ¡despierta!: Valverde no es extremo, lleva la manija nada menos que de Uruguay

Pepe Mel, el cuestionado entrenador del Deportivo de La Coruña, marcha a cámara lenta, pero ahí sigue. Al fin ya asumió que no vale ninguno de sus porteros para jugar en Primera División y optó por darle la oportunidad a un joven que promete: Francis, un nigeriano que debuta con 18 años y es el cuarto portero en ocho jornadas. En realidad, el sexto en 10 partidos consecutivos de Liga, si se consideran las dos últimas jornadas del anterior campeonato. Récord mundial de este DeporTino sin rumbo, que sigue dando tumbos, goleado y sin saber a qué juega.

En lo que aún no acaba Pepe Mel de caer del burro –y reconocer el yerro– es con Fede Valverde. Tabárez, un entrenador de prestigio, le da a este chaval nada menos que la manija de la selección de Uruguay, pero Pepe Mel, que dirige a una plantilla francamente floja al lado de la selección uruguaya, sigue alineando a Valverde ¡de extremo!, lo cual hasta ha desatado la hilaridad de Tabárez. Lo hace para mayor gloria de Guilherme dos Santos Torres, un jugador del montón por el que el DeporTino ha pagado una millonada, a pesar de sus precariedades. Se ignora, por cierto, quienes hicieron las valoraciones y fiscalizaciones de todas las intermediaciones en la controvertida operación.

Pues bien, semejante disparate futbolístico ha llegado al extremo de que el chaval ha tenido que salir al paso de su situación y explicar algo que cualquier aficionado sabe: no es un jugador de banda, sino un centrocampista nato. "Hay que ser sincero, mi posición es más en el centro", indicó el propio jugador, camino de ser el director de orquesta de Uruguay en el Mundial de Rusia.

El seleccionador de Uruguay no da crédito a las decisiones de Mel, que persevera en su tremendo error. Y en vez de llorar, se ríe...

El seleccionador de Uruguay no da crédito a las decisiones de Mel, que persevera en su tremendo error. Tampoco los aficionados españoles, especialmente los seguidores del Deportivo de La Coruña.

"Le dije (a Tabárez) que jugaba en banda, que tenía que trabajar hacia dentro y se rio pero soy yo el que juega y el que se tiene que acostumbrar a todo esto. Trato de adaptarme porque para el futuro siempre es bueno conocer más posiciones", comentó Fede Valverde con toda su dignidad y modestia a flor de piel.

En el DeporTino se ven tantos desaguisados –véase lo que pasa a veces con el internacional tico Celso Borges o con Sidnei– que éste es solo uno más, pero aún así los anteriores no llegaron a tener tanta relevancia internacional. Porque Valverde dirige el juego de una selección donde juegan por delante nada menos que Cavani o Luis Suárez, dos estrellas del fútbol mundial. Pero Mel debe de pensar que no es capaz de hacerlo en el Deportivo y lo relega a un puesto en la banda donde el jugador no rinde a su nivel.

Si es que queda algo de dignidad en el club deportivista alguien debería gritarle: "Mel, ¡despierta!: Valverde no es extremo, lleva la manija nada menos que de Uruguay". @mundiario

Mel, ¡despierta!: Valverde no es extremo, lleva la manija nada menos que de Uruguay
Comentarios