Maradona: el boom del marketing deportivo

Diego Maradona, leyenda del Club Boca Juniors de Argentina. / Milenio
Diego Maradona, leyenda del Club Boca Juniors de Argentina. / Milenio
 Maradona fue en sí mismo una propia empresa con éxitos económicos. El astro argentino era un imán para los patrocinios de las más importantes empresas y sus marcas en el mundo entero, tanto en su etapa de jugador como así también el la de director técnico.
Maradona: el boom del marketing deportivo

El astro argentino era un imán para los patrocinios de las más importantes empresas y sus marcas en el mundo entero, tanto en su etapa de jugador como así también el la de director técnico.

La historia de la comercialización de la marca Diego Armando Maradona está asociada en los negocios a su magia con el balón, a un resumen simbólico de lo que es en su génesis el fútbol a nivel mundial.

Maradona fue en sí mismo una propia empresa con éxitos económicos. Pese a su figura de tan solo 1,62 metros de altura física, fue el símbolo de un grande de estatura, la que demostró cuando fue campeón del mundo en 1986, en donde sucedió el mejor gol de toda la historia de los mundiales y del fútbol.

Diego no solo es parte de su éxito comercial, sino que es la historia del fútbol, que marcó a generaciones hasta el día de hoy. Es un emblema de la cultura popular y el protagonista de canciones, libros, películas, comerciales y hasta de campañas políticas.

Su fama dejó una fortuna de unos US$180 millones de dólares en promedio ponderado, lo que lo incluye en el ranking de las 100 personalidades argentinas más ricas. Los pagos por contratos en el fútbol, regalías, se suman a los miles de dólares por campañas publicitarias y hasta regalos millonarios como un anillo de diamantes de US$350.000 que le hizo el presidente del equipo de Dinamo Brest.

Su historia se inicia en 1982 con debut con Argentinos Juniors de Argentina a los 16 años, luego lo compra el club Boca Juniors con un millonario contrato para esa época de US$ 5 millones. Su juego se luciría por Europa en el Barcelona, que lo compró por cerca de US$ 11 millones de dólares: una cifra récord para el continente.

Su siguiente parada fue Napoli de Italia, quien no dudó en ficharlo y volvió a romper el monto de transferencia de un jugador de futbol: el diego recibió un pago de cerca de US$14 millones. En Italia, lo recibieron un estadio repleto con 75.000 espectadores y alcanzó en esas tierras momentos cumbres con 115 goles. Al final, fue una leyenda viva con 679 partidos jugados y 345 goles en su carrera.

El contrato del Napoli acordaba US$1.200.000 de prima, US$700.000 por jugar partidos amistosos y US$ 2 millones por campañas de publicidad, ese monto era la más económica, por las menciones de marca US$100.000.

Para el Marketing deportivo, la venta de merchandising del ídolo batió todos los record en Italia, así como también la venta de su camiseta, los artículos con su figura, como el dijo alguna vez en forma de pregunta: ¿se venden más las remeras del Che Guevara que la mía? Fue el jugador que más patrocinios recibió en tres años por un valor de 55 millones de dólares, un verdadero seductor para los patrocinios más grandes en la década del 80 y 90.

Como entrenador, debutó en Deportivo Mandiyú de Corrientes en Argentina   en 1994, tuvo un contrato de US$ 2,5 millones, y en 1995 llegó a Racing, en donde dirigió 11 partidos. Cumplió el sueño de dirigir a la Selección de su país, en donde ganó 18 partidos, lo que le da el título de ser el DT más efectivo de la albiceleste, donde embolso un sueldo de 4 millones dólares al año y sponsors por 12 millones de dólares. Su fama nunca decayó. Luego de su paso por la albiceleste se lo contrató desde el equipo de Al-Wasl por cerca de US$ 44,5 millones. En su carrera cobró más de US$ 38 millones como presidente honorifico del equipo Dinamo.

Gimnasia y Esgrima de La Plata, en la capital de Buenos Aires, fue su última escala, club que logró negocios por US$15 millones solo con el anuncio de su llegada. La marca que vestía al equipo, la francesa Le Coq Sportif, ofreció quintuplicar el contrato por las camisetas y seis patrocinadores duplicaron su inversión. El club sumó en 7 días 6.000 asociados y vendió 11.000 camisetas con el 10 en 48 horas.

Con Maradona, vivirá más que nunca en adelante, una marca vigente para cientos de marcas. El astro logró demostrar que se pueden desarrollar nuevas ingenierías comerciales con el marketing, al cual le dio un nuevo valor de relevancia. Gerardo Molina en @mundiario

Maradona: el boom del marketing deportivo
Comentarios