El Maracaná acogerá una final con un sabor clásico y con un favorito claro

Una imagen de El Mineirazo.

Las semifinales de Brasil 2014 trajeron consigo uno de los partidos que se guardarán en los libros de la historia de los mundiales y que llevará por nombre 'El Mineirazo'.

El Maracaná acogerá una final con un sabor clásico y con un favorito claro

Las semifinales de Brasil 2014 trajeron consigo uno de los partidos que se guardarán en los libros de la historia de los mundiales y que llevará por nombre 'El Mineirazo'.

Se va acercando el final de uno de los mejores mundiales de la historia y ya conocemos a los finalistas: Alemania y Argentina.

Llega 24 años después de esa final de Italia 90 en la que un penalti injusto, transformado por Brehme, dio el título a los alemanes y dejó con muy mal sabor de boca a Maradona y los suyos.

Brasil-Alemania 

La primera semifinal nos trajo 'El Mineirazo', en la que Alemania violó futbolísticamente a Brasil en la primera parte. El conjunto teutón dejo en evidencia las carencias de la selección carioca: Marcelo fue un coladero por su banda, L.Gustavo fue en su ayuda y dejaba un profundo vacio en el centro del campo y eso lo aprovechaban Khedira y Kroos que llegaban, con facilidad, al area brasileña. Las bajas de Thiago Silva y Neymar ayudaron para que Brasil se hundiera, aun más, animicamente, tras el primer gol del cazagoles Müller. Brasil se une a las prestigiosas selecciones de Zaire y Haití, como las únicas selecciones, en un mundial, en recibir cinco goles en una parte. 

Alemania llega a la final 24 años después, con una generación de jugadores, extraordinaria, merecedora del título mundial.

Holanda-Argentina

La segunda semifinal llegó a los penaltis despues de un partido pesado en la que ninguna de las dos selecciones crearon apenas peligro. Las dos selecciones muy conservadoras no se arriesgaron lo más mínimo y decidieron jugarsela en la pena máxima. Si Holanda hubiese arriesgado más, probablemente, hubiese ganado el partido. A mi Sabella me ha callado la boca. Tenía a la albiceleste como una selección frágil en defensa, y ha demostrado que es su punto fuerte (330 minutos sin recibir gol), con un Mascherano monumental, y un Garay que ha sido uno de los mejores centrales del mundial.

Messi sigue perdido en los partidos. Le veo como en el Barcelona este último año: Lento, previsible... a años luz del Maradona de México 86 (La última vez que Argentina se coronó Rey del Mundo).

Veremos una final en la que la posesión corresponderá a la 'Mannschaft'. Argentina esperará a robar y salir a la contra con Messi, Higüaín y el pocho Lavezzi (puede que Agüero sea el titular). Alemania es muy superior a Argentina, pero en una final, con Argentina muy crecida, puede pasar cualquier cosa.

El Maracaná acogerá una final con un sabor clásico y con un favorito claro
Comentarios