Los leones bilbaínos rugen fuerte y el Barça es eliminado de Copa del Rey

Pedri tuvo un gran partido, aunque salió lesionado durante la prórroga. / @FCBarcelona
Pedri tuvo un gran partido, aunque salió lesionado durante la prórroga. / @FCBarcelona
San Mamés fue testigo de una nueva caída para el equipo culé que se despide de su competición fetiche, el Athlétic pegó primero y pegó tres veces para quedarse con la victoria en casa.
Los leones bilbaínos rugen fuerte y el Barça es eliminado de Copa del Rey

Ya ni esta copa es consuelo. El FC Barcelona ya no podrá decir y siempre nos queda la Copa del Rey, porque este 20 de enero el Athletic de Bilbao se encargó de mostrarle la realidad al conjunto catalán, en San Mamés se viene a pelear con garras y dientes, por eso los leones bilbaínos que pegaron primero en el marcador, también se encargaron de sentenciar el partido con un penalti sobre el final de la primera parte de la prórroga. Xavi y su tropa lo intentaron, pero aun les queda mucho por trabajar. 

Sin duda que hablar de una Athletic de Bilbao - Barça en Copa del Rey ya es un clásico, no en vano son los dos clubes más ganadores de este certamen, por lo que su rivalidad trasciende épocas, este jueves en San Mamés se esperaba una batalla épica y realmente lo fue, porque si bien el conjunto rojiblanco se llevó el triunfo la escuadra culé peleó con todo y más. 

Hay un refrán que nunca pasará de moda y es una máxima en el deporte: "el que pega primero, pega dos veces", vaya que Marcelino y su tropa lo tenían claro, porque a los 2 minutos del partido Muniain abrió el marcador tras un regalo que recibió en el área culé y con rosquita la mandó a guardar con el interior por toda la escuadra y ya vibraba San Mamés con el golazo tempranero. 

Era difícil creer que el guión sería de dominio rojiblanco y no fue así, porque este Barça saltó al césped con algo de ambición, Xavi prefirió contar con sus mejores hombres en todas las áreas, incluso Ter Stegen fue el meta titular y no Neto, una sorpresa, aunque dada las características del rival lo mejor era usar la artillería pesada también en defensa, con Alves, Araújo, Piqué y Alba, en la medular Busquets, Pedri y Gavi; pero donde si hubo mayor sopresa fue la delantera con Abde, Ferran Torres y Jutglá. 

A los 20 minutos el esquema presentado daría frutos a Xavi Hernández, porque apareció Ferran Torres con un auténtico golazo, si el Barça fichó gol entonces tienen que comenzar a llegar y el ex del City pescó un centro raso de Busquets, el delantero culé da un paso hacia atrás y se perfila consiguiendo el espacio por donde disparar, era el 1-1 y ahora es que quedaba partido. 

La presión de los leones 

Por supuesto los leones vascos comenzaron a presionar y a ganar más espacios, especialmente los hermanos Williams que buscaban desequilibrar la zaga blaugrana, de a poco el cuadro bilbaíno se metió de nuevo en el encuentro y no quería desaprovechar la localía, amén de atestarle un golpe al Barça y en el minuto 85 apareció Iñigo Martínez tras un balón rechazado por Piqué y el central bilbaíno la empujó para el 2-1, San Mamés se prendió nuevamente en una fiesta. 

Cuando se pensaba que quizás el gol de Martínez dejaba liquidado al Barça y ya cuando el reloj marcaba el 90+3 apreció el canario Pedri y colocó el 2-2 para meterle más drama al partido, el conjunto culé forzó la prórroga y se jugarían 30 minutos más.

Gavi tuvo otra noche para el olvido, ya suma varias en las últimas semanas. / @FCBarcelonaGavi tuvo otra noche para el olvido, ya suma varias en las últimas semanas. / @FCBarcelona

Garra, drama y dolor 

Sin caer en romanticismo, tampoco en triunfalismo, hay que darle crédito a este Barça que si bien logró estar por detrás en el marcador dos veces, logró conseguir el empate en mismo número de ocasiones y en la segunda lo hizo para darle más vida al partido, sin duda, apeló a la épica el cuadro catalán, recordó sus momentos de antaño en los que era capaz de conquistar una batalla con sufrimiento, era posible pensar en el triunfo culé, pero la última media hora se convirtió en drama y dolor. 

Comenzó la prórroga con más energía el conjunto de casa, el Athletic de Bilbao no acusaba tanto desgaste y cansancio como sus rivales, en esta instancia Xavi tuvo que ver como Ansu Fati abandonó el partido lesionado una vez más, preocupación en Can Barça ante una recaída de una de las perlas ofensivas. Pedri también pidió el cambió a loas 101 minutos del partido. 

Para más dramatismo cuando el reloj indicaba 104 minutos de juego, el Athletic reclamó una mano en el área culé y el colegiado recurrió al VAR y tras revisar la jugada ciertamente se observó como el balón impactó en la mano de Jordi Alba durante un centro de Nico Williams y el lateral culé lo despeja con la mano, de inmediato se pitó el penalti que Muniain convirtió a sangre fría para el 3-2, partido prácticamente sentenciado. 

Araújo sigue siendo una garantía en la defensa blaugrana. / @FCBarcelonaAraújo sigue siendo una garantía en la defensa blaugrana. / @FCBarcelona

No hubo más épica, el cansancio y la moral dominaron a los jugadores catalanes que aguantaron hasta el pitazo final tras 120 minutos. Se fue la oportunidad de pelear por un título, esta copa que tanto le gusta al cuadro blaugrana, destellos de buen fútbol, la calidad en los jugadores que representan el futuro del Barça no se discute. Athletic de Bilbao jugará cuartos de final de Copa del Rey, mientras que Xavi Hernández tendrá que dedicarse a tratar de finalizar de la mejor manera esta temporada. @mundiario

Los leones bilbaínos rugen fuerte y el Barça es eliminado de Copa del Rey
Comentarios