El fichaje de Bale por el Real Madrid lleva la firma de Florentino Pérez

El jugador Bale / football365.com
El jugador Bale / football365.com

Lo peor para el Madrid es que esta cabezonería de su presidente tuvo efectos secundarios, como la salida de Özil al Arsenal. Parecía ser la pareja de Cristiano Ronaldo.

El fichaje de Bale por el Real Madrid lleva la firma de Florentino Pérez

No hay verano que se precie sin su canción de moda y sin un culebrón en forma de fichaje futbolístico. Y así este año Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, compitió con Georgi Dan e imitadores para conseguir el título de personaje del verano, con su inclasificable negociación para conseguir los servicios de Gareth Bale, jugador de fútbol galés que todavía debe estar frotándose los ojos tras haberse convertido por arte de birlibirloque en el fichaje más caro de la historia del fútbol mundial.

Da igual que los altavoces mediáticos próximos al todopoderoso mandamás de la casa blanca repitan como papagayos que el tan cacareado fichaje se ha cerrado por 91 millones de euros (como si esto fuese una calderilla), cuando por todos es sabido, con la prestigiosa BBC a la cabeza, que el imberbe galés acabará trotando por el Bernabéu porque el Sr. Pérez no ha tenido reparos en aflojar más de cien millones de euros.

Como en este tema es muy delicado marcar un límite sobre lo que es decente y sobre lo que no, sí se puede criticar que tal cantidad se haya desembolsado por un futbolista que, a día de hoy, no tiene estatus de estrella mundial. Bale, sin duda un gran jugador, nunca ha ganado un Balón de Oro ni ha estado nominado para conseguirlo; en la última votación para el mejor jugador de la UEFA no estaba entre los diez finalistas; jamás ha sido incluido en ningún once ideal ni europeo ni mundial; no ha disputado ni, probablemente, llegará a disputar ninguna fase final ni de Copa del Mundo ni de Eurocopa, ya que la selección de Gales está en el furgón de cola en el panorama futbolistico; no ha ganado ningún título destacable con su club... Y así podría seguir hasta llegar a la conclusión de que  éste ha sido, sin duda, el último capricho de un personaje con afán de protagonismo, como es Don Florentino.

En sus inicios, el presidente del Real Madrid se había acostumbrado a fichar de otros equipos a jugadores que poseían el Balón de Oro, aunque fue incapaz de conseguir que ninguna de sus estrellas lo consiguiese formando parte de su equipo. Es decir, se movía con esos aires de nuevo rico que se creen que todo se puede comprar con dinero. Esta teoría dejó de funcionar cuando apareció en escena Leo Messi, el crack azulgrana criado en la Masía, quien acaparó los últimos cuatro Balones de Oro. Además este año se sumó que el fichaje del verano había sido el de Neymar por el Barça, a pesar de los intentos desesperados por parte de FP de bombardear la operación.

Pero lo peor para el Real Madrid es que esta cabezonería de su presidente ha tenido efectos secundarios, como ha sido la salida de Özil al Arsenal. El alemán, que todavía es un jugador muy joven, ya había demostrado que tenía sitio en el once merengue y que podría ser el líder que acompañase a Cristiano Ronaldo en las próximas temporadas.

Al final en el fútbol todo depende de que entre o no el dichoso baloncito. Así es que habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la temporada para ver si el fichaje de Bale ha sido o no un disparate. Pero lo que no tiene ninguna discusión, es que lleva la firma de Florentino Pérez, porque ¿alguien sabe lo que opina el bueno de Carletto sobre la llegada de Bale y la salida de Özil? Pues yo tampoco.

El fichaje de Bale por el Real Madrid lleva la firma de Florentino Pérez
Comentarios