Max Verstappen triunfa en el GP de Canadá en medio del desastre de Ferrari

Max Verstappen celebrando su triunfo en Canadá. / @redbullracing
Max Verstappen celebrando su triunfo en Canadá. / @redbullracing
Los dos pilotos de la escudería italiana abandonaron la carrera. Por su parte, Fernando Alonso salió del bache y arribó en el sexto lugar.
Max Verstappen triunfa en el GP de Canadá en medio del desastre de Ferrari

La meteorología caprichosa, con lluvia intermitente en el circuito Gilles Villeneuve de Montreal, propició una carrera de máxima incertidumbre en el Gran Premio de Canadá. La inestabilidad climática obligó a los equipos a tomar decisiones arriesgadas desde el muro, provocando constantes alternancias en la cabeza y dos intervenciones del coche de seguridad. Sin embargo, al final, ganó el de siempre: Max Verstappen. El neerlandés subió al podio escoltado por Lando Norris y George Russell, anotándose su sexto triunfo de la temporada y el 60º de su carrera en la Fórmula 1, además de ampliar su ventaja en el campeonato tras el abandono de sus dos directos rivales, Charles Leclerc y Sergio Pérez.

Hablando del piloto de Ferrari, menudo desastre han protagonizado tanto él como su compañero. La escudería italiana pasó del cielo al infierno en 14 días, tras la brillante actuación de sus dos pilotos en el GP de Mónaco. Leclerc y Sainz abandonaron y nunca mostraron por qué son considerados dos de los mejores pilotos del campeonato. La falta de ritmo y los errores estratégicos dejaron a Ferrari fuera de la lucha por los puntos, en una jornada para olvidar para el equipo de Maranello.

En el polo opuesto, después del doble fiasco en el Principado y en Imola, Fernando Alonso y Aston Martin mostraron una gran mejoría. El asturiano pudo consolidar su sexto puesto de parrilla, mientras su compañero Lance Stroll terminó séptimo. Alonso demostró una vez más su capacidad para sacar el máximo rendimiento del coche en condiciones complicadas, logrando una actuación sólida que confirma la recuperación del equipo británico.

Otro que logró mejorar sus prestaciones en comparación con los dos últimos grandes premios fue Lewis Hamilton. El siete veces campeón mundial terminó en la cuarta plaza, protagonizando durante toda la carrera varios duelos interesantes con Russell, Piastri y el propio Alonso. Hamilton mostró destellos de su mejor versión, manteniéndose competitivo y dejando claro que aún tiene mucho que ofrecer en su última campaña con Mercedes. 

Max apagó una rebelión en Canadá

Parecía que Max Verstappen viviría una jornada con poco brillo en el circuito Gilles Villeneuve. Los Mercedes, con George Russell a la cabeza, parecían inspirados y los dos McLaren marcaban unos tiempos impresionantes en cada vuelta. Sin embargo, el ganador en tierras canadienses fue el neerlandés. A pesar de la presión constante y de un coche que no fue el mejor durante el fin de semana, Verstappen demostró una vez más su capacidad para manejar situaciones adversas y capitalizar las oportunidades cuando más cuenta.

Por tercera ocasión consecutiva, el campeón reinante se sube a lo más alto del podio en Canadá, mostrando su habilidad para resistir la presión y superar a sus competidores directos. La carrera, marcada por la incertidumbre climática y las estrategias arriesgadas desde los muros, puso a prueba a todos los pilotos. Incluso cuando peor lo pasaba, la diosa fortuna corrió a su rescate con la entrada del coche de seguridad después del trompo de Logan Sargeant, que provocó que su Williams se estrellara contra un muro en la vuelta 25.

Norris lucía imbatible en ese momento, pero todo cambió cuando se acortaron las distancias. Verstappen y su equipo obraron con inteligencia. Llegaron los cambios de neumáticos y, después, el neerlandés no dejó escapar la victoria. A pesar de que el británico lo intentó en la parte final, ninguno de sus esfuerzos dio los frutos esperados. Max sacó a relucir la chapa de campeón y el resto ya lo saben: una nueva página dorada en su palmarés

Tras el descalabro de Charles Leclerc, el as de Red Bull llega a 194 puntos, ampliando su ventaja a 56 unidades sobre el piloto de Ferrari. Esta diferencia le da un respiro considerable en la lucha por el título. Leclerc, por su parte, deberá cuidarse de Lando Norris, quien ha recortado distancias peligrosamente, quedándose a tan solo siete puntos de diferencia. La batalla por el campeonato se intensifica, y mientras Verstappen se consolida en la cima, sus rivales se preparan para una lucha encarnizada en el GP de España el 26 de junio. @mundiario

Comentarios