Las explicaciones de Tino Fernández suenan a cuadratura del círculo por no decir a caos

Tino Fernández. / Mundiario
Tino Fernández. / Mundiario

Niega que el problema del Deportivo sea de calidad –lo atribuye al rendimiento– pero anuncia fichajes porque ve necesarios los ajustes en posiciones defensivas. Es todo mucho más sencillo: no tiene portero ni defensa.

Las explicaciones de Tino Fernández suenan a cuadratura del círculo por no decir a caos

Según sus propias declaraciones, el presidente del Deportivo, Tino Fernández, admite tener un problema de falta de rendimiento en su plantilla de Primera División, en cuya Liga está en puestos de descenso, algo que la parece circunstancial. En cambio niega que se trate de un problema de calidad. Sin embargo, anuncia fichajes porque ve necesario hacer ajustes en posiciones defensivas. Suena todo a cuadratura del círculo por no decir a caos total.

Vayamos al grano: ¿tiene el Deportivo un portero de garantías? No. Lo sabe toda España e incluso lo reconoce el propio club cuando filtra su deseo de fichar a un portero de Primera; de ahí que hablasen de incorporar al guardameta suplente del Real Madrid.

¿Tiene el Deportivo una defensa en condiciones? No. Es público y notorio en toda la Liga: basta ver la clasificación, los goles encajados, los vídeos de los despistes, etcétera. El propio presidente admite problemas en posiciones defensivas.

¿Tiene el Deportivo un centro del campo de nivel profesional para Primera? Podría ser pero apenas ha ensayado la mejor combinación posible, con Valverde y Celso Borges mandando en la zona ancha. La situación es tan surrealista que el jugador que lleva la manija de la selección de Uruguay, Valverde, en el Deportivo juega de extremo o es suplente. ¿Tal vez porque ha venido un Mauro Silva? No. Simplemente por un capricho personal de alguien y sendos errores de dos entrenadores que le hicieron caso.

¿Tiene el Deportivo una delantera propia de la Liga de las Estrellas? No. Lucas Pérez está bajo de forma –léase, no debería jugar hasta que se recupere– y el voluntarioso Andone sería un gran jugador en Segunda División o en otra Liga europea, pero no en la española. Solo con Adrián –con calidad pero irregular e intermitente– no vale. En la Liga española hace falta mucho más.

Todo lo demás son cuentos o apelaciones a la vieja historieta del rey desnudo. Cuando hablan de la calidad de la plantilla y apelan a los internacionales, ¿de quiénes están hablando realmente? ¿Qué internacionales de alto nivel tiene el Deportivo, con la excepción del cedido Valverde, que no juega en su puesto?

¿Y semejante desfeita cómo se pretende arreglar? Por discutible que fuese su papel, es difícil de entender que cesen o se vaya Barral al inicio del periodo de fichajes. Lo normal, lo que indica el sentido común, sería que aguantase hasta febrero o estuviese previsto el sustituto.

¿Qué sentido tiene que si Barral trabajó prácticamente hasta ayer ahora lo dejé todo en manos de Tino Fernández? ¿Será que al presidente le gusta cada vez más lo de los fichajes, que siempre le gustó e hizo?

¿Opta ahora Tino Fernández a ser el director deportivo en funciones de un club profesional sin tener conocimientos de fútbol a ese nivel? ¿Pensará que le llegó la ciencia infusa? Tino Fernández es un buen empresario del sector tecnológico –ahí está la compañía Altia para demostrarlo– y haría bien en seguir siéndolo. @mundiario

Las explicaciones de Tino Fernández suenan a cuadratura del círculo por no decir a caos
Comentarios