TOKIO 2020

¿Conoces el historial de medallas olímpicas inesperadas para España?

Leire Olaberria, Saúl Craviotto y Carlos Pérez. / Composición Mundiario
Leire Olaberria, Saúl Craviotto y Carlos Pérez. / Composición Mundiario
La presea de David Valero entró en el llamado registro de medallas inesperadas, ya que no el ciclista de mountain bike no figuraba entre los candidatos para llegar al podio en Tokio.
¿Conoces el historial de medallas olímpicas inesperadas para España?

Injusta definición. Creo que decir que una medalla es inesperada o sorpresiva es un término algo injusto para con el atleta que se cuelga la presea, porque para llegar a los Juegos Olímpicos tuvo que pasar por un proceso de clasificación, es decir, todo deportista de una u otra forma se preparó para llegar a la cita olímpica y sin duda alguna que siempre el objetivo es llegar al podio.

Tampoco hay que negar que algunos atletas llegan con más posibilidades que otros para conquistar una competición, es común escuchar que un deportista llega como el favorito en natación, otro en levantamiento de pesas, alguno en taekwondo, gimnasia, ciclismo, boxeo y demás competiciones individuales o en duplas como en la modalidad de remo. 

Por supuesto tampoco hay que negar que muchos parten como favoritos o potenciales ganadores, pero el destino tiene preparada otra jugadas, porque como suelen decir el refrán: "no hay que contar los pollos antes de nacer", es decir, no siempre gana el más fuerte o el que viene invicto, en los deportes siempre hay chance para la sorpresa. 

Pues bien, se preguntarán por qué tanto preambulo, pero es que sin duda alguna la medalla de bronce conquistada por David Valero en ciclismo mountain bike en la presente edición de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 sorprendió a propios y extraños, pero me atrevo a decir que no era porque el deportista grandino no tuviese opciones o no fuera capaz de lograrlo, sino que delante de él había otros nombres favoritos para conquistar la prueba y precisamente uno de ellos sufrió una caída y no pudo finalizar la carrera, tal como le ocurrió al Matheiu van der Poel de Países Bajos. 

El retiro del neerlandés abrió una pequeña posibilidad para Valero de meterse entre los primeros puestos y él la aprovechó, rompiendo cualquier predicción, pronóstico y dando una gran sorpresa para la delegación española, ya que su nombre y esa disciplina, no estaban en la lista de potenciales medallas. 

David Valero, el ciclista de montaña español. / twitter @COE_es

En el historial de las medallas olímpicas españolas, existen varias que llegaron de forma sorpresiva o que en su momento no se tuvieron en cuenta a la hora de hacer las proyecciones y pronósticos. El diario MARCA realizó un recuento de esas preseas inesperadas. 

En Barcelona 1992Javier García Chico hizo historia en salto con pértiga, tras lograr entrar en el podio cuando solo se conformaba con un diploma olímpico, pero tres nulos del favorito en esa prueba, el ucraniano Serguéi Bubka, tuvo tres nulos en la prueba de 5.70, sorpresivamente su fallo permitió el podio del español García. 

También en Barcelona 1992, nadie apuntó entre los favoritos al los miembros del equipo de tiro con arco, pero Juan Carlos Holgado junto a Alfonso Menéndez y Antonio Vázquez se plantaron en Vall d'Hebron y consiguieron la corona de laurel. 

El hockey femenino también hizo historia en las Olimpiadas disputadas en la capital de Catalunya, cuenta uno de sus protagonistas, José Manuel Brasa, quien era el entrenador del equipo femenino en esa época, como un mensaje de él surtió efecto en las deportistas: "Cuatro años antes de los Juegos reuní al grupo de jugadoras con el que trabajábamos y les dije tenéis tres opciones: Ir a pasarlo bien y desfilar, ir a hacer un papel digno o ir a por las medallas. Me salí de la habitación y todas dijeron que querían esto último". El resultado, oro olímpico. 

María Vasco, atleta en la modalidad de 20 km marcha se colgó el bronce en Sidney 2000, la española había clasificado como número 23 para el certamen. El día de la competición se registraba una humedad de 93 por ciento, María llegó a la mitad de la prueb en el decimoquinto puesto y comezó la remontada y justo a la entrada del estadio descalificaron a una marchadora australiana y la española subió al podio. 

Una de las medallas más sorpresivas en la historia española llegó en Atenas 2004, cuando la gimnasta de 16 años, Patricia Moreno se colgó el bronce en la modalidad de suelo, el propio entrenador del equipo español, Jesús Carballo no podría creerlo, pensaba que Moreno estaría más preparada para la cita de Beijing 2008.

Leire Olaberria, medalla de bronce en Beijing 2008. / Archivo MundiarioOtras medallas que se consideraron inesperadas están las de: Leire Olaberria en ciclismo de pista, bronce en Beijing 2008; Saul Craviotto y Carlos Pérez, también en la cita asiática se colgaron el oro en remo modalidad K2 500. 

Saúl Craviotto y Carlo Pérez, oro olímpico en Beijing 2008. / Archivo Mundiario

Para cerrar este historial sorpresivo previo a la medalla de David Valero, no podemos olvidar la de Carlos Coloma en Río de Janeiro 2016, podríamos decir que son coincidencias del destino, pero justamente Coloma también sorprendió en mountain bike y se colgó el bronce en la cita olímpica en tierra carioca. 

¿Llegará alguna otra medalla inesperada? ¿Se sumará al medallero español algún atleta que no llegó a la cita entre los favoritos o con el cartel de potencial medalla?, aun quedan varias competiciones y jornadas en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 y seguramente caerá alguna nueva medalla inesperada. @mundiario 

¿Conoces el historial de medallas olímpicas inesperadas para España?
Comentarios