Bartomeu y el Barcelona podrían estar al borde de un descalabro sin precedentes

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. / Twitter
El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. / Twitter
El posible despido de Setién y el arribo de Laurent Blanc podrían colocar al club, en una situación que solo podría compararse a los tiempos de Joan Gaspart.
Bartomeu y el Barcelona podrían estar al borde de un descalabro sin precedentes

El FC Barcelona vive en una extraña situación institucional. Después del despido de Ernesto Valverde, probablemente Josep Maria Bartomeu pensaba que la irregular marcha deportiva de la primera plantilla se resolvería, sin embargo la situación ha dado un vuelco tan impresionante que desde el final de LaLiga, ya se habla del posible adiós de Quique Setién.

Sport afirma que la directiva azulgrana mantiene conversaciones con Laurent Blanc, para que el exzaguero internacional francés y exfutbolista del club se haga cargo del equipo. Aunque se trata de una opción que se haría realidad a partir de la próxima campaña, todo hace pensar que el técnico cántabro no pasa por su mejor momento desde que llegó al Camp Nou.

La realidad de este asunto es que el título de LaLiga que consiguió el Real Madrid ha generado más daño de lo que se creía en Can Barça hasta el punto de que la plana mayor del club se podría plantear seriamente en romper relaciones con Setién de cara al vital encuentro de octavos de final de Champions League ante el Napoli italiano.

Varias voces autorizadas como los exfutbolistas Marc Crosas y Hristo Stoichkov abogan por un cambio. "¿Quique Setién? Para el Napoli mejor García Pimienta" dijo el exjugador nacionalizado mexicano en Twitter. Mientras tanto el búlgaro no dudo en afirmar ante la cadena TUDN que "Echas a Valverde cuando va primero en Liga para fichar a un equipo mediocre" en un claro ensañamiento contra Setién y su equipo de trabajo.

¿Realmente Blanc sería la solución?

Como lo dijo Crosas en las redes sociales, lo mejor día la autocrítica por parte de la junta directiva encabezada por Bartomeu, pero parece que la solución que buscan desde las oficinas del club pasa por un nuevo cambio en el banquillo. La apuesta por Blanc parece arriesgada, porque a pesar de su currículo lleno de títulos en Ligue 1 de la mano del PSG, nunca se caracterizó como un técnico que sea capaz de sacar el máximo provecho a una millonaria plantilla .

Se recuerda que precisamente ese fue el argumento para su salida del conjunto de la capital francesa. Nasser Al-khelaïfi no tuvo dudas y lo finiquitó porque a su juicio no tenía lo suficiente para que su equipo diera un golpe de autoridad en la Champions League. Su puesto fue ocupado por Unai Emery, que tampoco pudo cumplir con tan altas expectativas.

Teniendo en cuenta que el Barcelona pertenece a la élite del fútbol mundial, realmente resulta complicado pensar que Blanc pueda lidiar con un vestuario tan complicado como el culé, pero viendo el rendimiento del equipo con Setién y las pocas posibilidades de que Xavi Hernández se haga cargo del puesto este mismo verano, la opción del galo probablemente siga ganando enteros en la próxima semana y más aún, si Messi no saca magia de sus botas para evitar un descalabro en el máximo torneo de clubes del continente. @mundiario

Bartomeu y el Barcelona podrían estar al borde de un descalabro sin precedentes
Comentarios