Piedra Viva: ahondando en los misterios del románico aragonés

san-juan-de-la-pena
Portada de Piedra Viva.
El románico sigue siendo mucho más que un estilo artístico. Rodeado de un aura de misterio, la novela Piedra Viva es un reclamo literario para visitar una de las zonas más atractivas para el arte español.
Piedra Viva: ahondando en los misterios del románico aragonés

¿Por qué el románico sigue atrayendo al público? Luis Gonzalvo Flores nos da alguna de sus claves ocultas con su debut en la Literatura: Piedra Viva, su novela sobre el románico aragonés.

Piedra Viva se centra en la figura de un tallista del S XII, un artista aragonés, sobre el que sobrevuela un aura de misterio. Llegó a trabajar en los lugares más importantes de Aragón, sin embargo nunca firmó sus obras con el "me fecit" habitual. No se ha encontrado ningún documento sobre su persona, ni rastros de pagos o contratos. Nada.

Atraído por su figura, Luis Gonzalvo  investigó en las curiosas circunstancias que le rodearon y le hicieron reflexionar sobre las  ignotas causas de este anonimato. Le dio “la corazonada” que podría estar motivado por algún problema con el gremio de tallistas, y a partir de ahí surgiría una historia que se materializaría en su primera obra literaria: Piedra Viva de la Editorial Editables.

Una historia que el autor entrelaza con la desaparición del tesoro del monasterio de San Juan de la Peña, conocido como “la gota”. El Monasterio, mezcla lo icónico con lo mágico y simbólico, al ser la ubicación de los enterramientos reales y cuna del reino de Aragón.  Esta circunstancia permite a Gonzalvo explicar los hechos de la donación del reino a las órdenes militares y la función que tuvo el Conde de Barcelona. (Hay saqueos documentados de Ramón Berenguer IV al monasterio).

El tallista llegó a ejecutar nueve iglesias en Huesca y las Cinco Villas, y supuso toda una revolución artística en la época. Se le conocería como "El tallista de Aguero" ya que es en una iglesia de este pueblo donde se conserva uno de los trabajos más misteriosos de este personaje. Una iglesia inacabada que debía de haber sido casi una basílica.

Una ardua tarea de investigación

Para escribir la obra, tuvo que emprender una ardua tarea de investigación. Entre los datos descubiertos se encontró con que si se superpone un mapa de la Osa menor de forma especular sobre los pueblos en los que hay iglesias de este tallista, coinciden las estrellas. Y la estrella polar, la más importante de ellas, coincide con el mismísimo monasterio de San Juan de la Peña.

Aparte de ser una novela fascinante, la obra constituye una perfecta herramienta de difusión de la historia de una manera amena y divertida.  Atrapa al lector desde la primera página y lo guiará a las profundidades del mundo artesanal románico  y las coordenadas de la escultura en una sociedad medieval organizada en rígidas estructuras sociales y jerarquías gremiales. Tanto es así que la Diputación General de Aragón avaló el libro con su sello en la contraportada, fue presentado en el Monasterio de San Juan de la Peña  y estuvo en la palestra como lectura obligatoria en los colegios.

Luis Gonzalvo desciende de una saga de artistas, hijo del cineasta José Luis Gonzalvo y la gitana bailadora y pintora naíf Micaela Flores, más conocida como "La chunga",  es joyero, artesano y restaurador. Piedra viva supone su primera incursión en la Literatura, pero no la última. Tras Piedra Viva, publicó Lana y sal, la historia de un pastor del desierto de los Monegros perteneciente a Casa de Ganaderos de Zaragoza, una organización medieval más antigua que la mesta castellana, que es capturado por piratas berberiscos... De nuevo incide en la difusión de la fascinante historia de la Corona de Aragón.

Portada del libro

Portada del libro.

Una guía de un patrimonio espectacular

Uno de los valores añadidos de la novela es su capacidad de transportar al lector casi físicamente a los lugares de los que habla, despertándole la curiosidad y atracción por visitarlos. Afortunadamente el estado de conservación de estas ubicaciones es casi perfecto, y los pueblos medievales por los que transita son de una belleza deslumbrante. De hecho, este valor añadido ha hecho que también se valore esta novela histórica como una guía cultural por municipios aragoneses ya que muestra imágenes de las tallas del maestro mientras recorre las poblaciones de El Frago, Biota, Ejea de los Caballeros, Uncastillo, Agüero, Huesca, Luna, Luesia y Jaca.

Luis Gonzalvo ha declarado a MUNDIARIO: "Solemos despreciar lo nuestro y valorar más lo de fuera. Como aragonés, tenía un interés y un orgullo especial en reivindicar el extraordinario patrimonio de la comunidad. Piedra Viva es una novela con alma e historia que ayudará a valorarlo como se merece”. @mundiario

Piedra Viva: ahondando en los misterios del románico aragonés
Comentarios