Stellan Skarsgård revela el doloroso pero valioso proceso de caracterización

Stellan Skarsgård prefiere la caracterización tardada a los efectos especiales. / RRSS
Stellan Skarsgård prefiere la caracterización tardada a los efectos especiales. / RRSS
Stellan Skarsgård opta por la autenticidad, no los efectos visuales, para su transformación como Barón Harkonnen en la saga Dune.
Stellan Skarsgård revela el doloroso pero valioso proceso de caracterización

El renombrado actor Stellan Skarsgård comparte detalles sobre las 8 horas de maquillaje para encarnar al Barón Vladimir Harkonnen en Dune: Parte Dos. Prefiere la autenticidad sobre los efectos visuales, buscando dejar una impresión duradera en la audiencia. Además, reflexiona sobre el resurgir creativo en las superproducciones cinematográficas.

Skarsgård, conocido por su participación en varias películas del universo Marvel, reveló que el proceso consiste en pasar ocho horas en el sillón de maquillaje para transformarse en el villano de Dune. Aunque describe la experiencia como dolorosa; sin embargo, Skarsgård valora la autenticidad del proceso frente a la facilidad de los efectos visuales.

El actor rememora una situación similar en la franquicia Piratas del Caribe, donde optó por prótesis reales en lugar de marcadores de captura de movimiento. Enaltece el arte del maquillaje y, a pesar del tiempo dedicado, aprecia profundamente ver a los artistas en acción, expresando su gusto por el proceso creativo.

Cuando se le cuestiona sobre las recientes decepciones de taquilla en el universo cinematográfico de Marvel, Skarsgård destaca que películas como Dune y Oppenheimer reflejan una restauración de la creatividad en el cine de gran presupuesto.

Aunque reconoce que la industria no puede producir constantemente películas de alto calibre, confía en la supervivencia del cine y sugiere un retorno a la diversidad de la oferta en las salas de cine.

Dune: Parte Dos continúa su proyección en cines de todo el país gracias a Warner Bros., mostrando la dedicación y autenticidad que Skarsgård aporta a sus interpretaciones, incluso cuando implica largas horas en la silla de maquillaje. La audiencia puede esperar una experiencia cinematográfica visualmente impactante y auténtica. @mundiario

Comentarios