Venezuela: ¿cómo la restricción sobre Zelle afecta a la economía burbuja del dólar en el país?

zelle 2
El logo de la plataforma de pagos Zelle y la bandera de Venezuela / criptotendencias.com
El bloqueo de las operaciones de Zelle en el país sudamericano podría generar una contracción en las dinámicas transacciones en dólares que el Estado y el Gobierno venezolano no controlan.
Venezuela: ¿cómo la restricción sobre Zelle afecta a la economía burbuja del dólar en el país?

En el país con la economía y el sistema de vida socioeconómica más limitado, hostil, precario y restrictivo de América; Venezuela, los intereses, los intercambios, la fuerza de trabajo, el sistema de producción, el valor de la clase profesional y la creación de riqueza, bienes y servicios por parte del sector empresarial, están denominados en la divisa que maneja la economía mundial: el dólar estadounidense. Hoy por hoy, en el país petrolero, la cara de Simón Bolívar (el precursor de su independencia hace 200 años del Reino de España) ya no es la que copa las billeteras o las cuentas bancarias de los venezolanos. Ha sido absolutamente reemplazada por las de George Washington, Benjamin Franklin, entre otros de los llamados ‘padres fundadores’ de Estados Unidos.

El bolívar es actualmente una de las monedas más débiles de América Latina. El inmenso caudal de dólares en efectivo que comenzó a entrar al país por la vía de las remesas, el contrabando fronterizo de gasolina y comida no perecedera, las repatriaciones de capitales empresariales y las actividades profesionales con servicios al extranjero, abrió paso a la formación de una enrome masa monetaria de 2.500 millones de dólares que circulan actualmente en territorio venezolano.


Quizás también te interese:

México asegura estar dispuesto a venderle gasolina a Venezuela pese a la presión de EE UU


Pero no todo son billetes verdes. Durante la época de bonanza del país entre 2000 y 2012, muchos venezolanos optaron por abrir cuentas domiciliadas en el sistema bancario estadounidense debido a la facilidad que en ese entonces tenía la estructura diplomática y migratoria del país para coordinar la emisión de visas. Miles de venezolanos viajaban a Estados Unidos por motivos de turismo, negocios o compras, y cientos de ellos decidieron ahorrar y almacenar capitales de sus inversiones o sus ingresos anuales para enfrentar posibles tiempos de vacas flacas. Quienes vaticinaron o presentían ese escenario, no se equivocaron.

Más de 300 millones de dólares tienen titularidad venezolana en cuentas bancarias de las principales entidades norteamericanas, tales como: Bank of America, Citibank y Wells Fargo. Este último ha sido el impulsor de una decisión que tendrá un gran impacto en la economía dolarizada de facto que ha anclado los flujos financieros de Venezuela con el sistema monetario estadounidense.

El pasado 5 de junio, el banco Wells Fargo anunció el cese de sus operaciones con la plataforma Zelle en Venezuela, con respecto a lo cual aclaró que no basó su decisión en las sanciones del Gobierno de Estados Unidos y su estrategia para inducir presión financiera a la cúpula de poder del régimen de Nicolás Maduro, sino por irregularidades en el uso del servicio de transferencias de ese sistema por parte de sus clientes venezolanos.

Las razones de un poderoso banco

De acuerdo con un comunicado del banco difundido por la cadena de televisión latino-estadounidense Voz de América, Wells Fargo señaló que realiza “revisiones continuas” de la relación de sus cuentas para “asegurar que sus productos y servicios, incluyendo Zelle, son usados como están concebidos en sus términos”.

Esto implica que la política del banco es muy estricta en cuanto a que el uso de esa plataforma debe ser moderado y no excesivamente sospechoso para la movilización de fondos con frecuencias y montos muy elevados.

“Si identificamos un uso que es inconsistente con el uso pretendido para esos productos y servicios, Wells Fargo elimina el acceso a esos servicios para esos usuarios. No podemos comentar sobre situaciones de clientes específicos debido a la confidencialidad y la privacidad del cliente”, añadió el documento.

En el correo recibido por múltiples clientes, el banco explica que “ha elegido dar por terminado su acceso a este servicio según lo permitido en la sección 28 (b) del acuerdo de acceso en línea y la sección 6.B del apéndice del servicio de transferencias de Zelle”.

La norma interna mencionada, disponible en su página web oficial, indica lo siguiente: “podremos suspender y / o restablecer el acceso a una cuenta elegible o un servicio financiero por Internet a través del servicio, en su completa o en parte, a nuestro criterio, en cualquier momento”.

Esta normativa implica que Wells Fargo monitorea el uso de los fondos y capitales que sus clientes tienen almacenados en esa entidad y los movilizan mediante Zelle en un país como Venezuela en el que existen esquemas de transferencias para el lavado de dinero a distintas escalas entre empresas.

La misma cláusula abre la posibilidad a los clientes venezolanos notificados para que soliciten “el restablecimiento de esos servicios a través de una llamada telefónica”. “Si se restablece, regirá los términos de este contrato vigente en ese momento”, agrega.

El apartado sobre el uso de Zelle citado por el banco establece que “en caso de que el cliente viole alguno de los términos y condiciones del anexo, haya transacciones no autorizadas o fraudulentas relacionadas con su cuenta de la que provienen los fondos, su cuenta de depósito o la utilización del servicio de transferencia, o incurran en problemas con la utilización del servicio de transferencia, el cliente accede a que la entidad financiera suspenda o pueda dar por terminado el acceso al servicio de transferencia en cualquier momento”.

Wells Fargo & Co. es una compañía de servicios financieros con operaciones en todo el mundo. Es el cuarto mejor banco de EE UU por calidad de activos y el tercer mayor banco por capitalización en la Bolsa de Valores (Wall Street). Posee ingresos por el orden de los 80.948 millones de dólares, beneficios netos por U$15.896 millones y activos valorados en US$1,3 billones.

¿Lavado de dinero?

Por lo tanto, la interpretación que Wells Fargo hizo al bloquear el uso de Zelle en Venezuela es que, posiblemente, existen transacciones y transferencias con dinero de dudosa procedencia, pues en el país sudamericano no existe un sistema bancario y financiero legalmente constituido dentro del Estado que audite, fiscalice, monitoree y controle los flujo de dólares que se generan de actividades comerciales que el Gobierno venezolano grava, pero que no domina en la economía informal que opera con solo con dólares en efectivo y que capta flujos de moneda estadounidense derivado del contrabando de gasolina y oro, que pueden ser introducidos en maniobras de lavado de dinero para finalmente ser depositados como fondos digitales en cuentas bancarias domiciliadas en Estados Unidos. Ahí entra en juego Zelle, pues es un sistema de pago entre diferentes bancos norteamericanos que permite movilizar importantes cantidades de dólares con transferencias y disponibilidad inmediatas con tan solo insertar el correo electrónico del titular asociado a su cuenta.

¿Cómo afecta a los venezolanos?

Zelle fue creado en 2017 y, concretamente, se trata de una red de pagos digitales con sede en Estados Unidos propiedad de Early Warning Services, una compañía privada de servicios financieros propiedad de los bancos Bank of America, BB&T, Capital One, JPMorgan Chase, PNC Bank, US Bank y Wells Fargo, que son los bancos privados más poderosos del país y los que controlan una buena parte del sistema financiero internacional, que opera en dólares estadounidenses.

Esta restricción solo afecta a los venezolanos que tienen cuentas domiciliadas en el banco Wells Fargo, mas no a los que poseen cuentas en otras entidades como Bank of America, Citibank o JP Morgan, siendo las dos primeras las más populares en su uso en el país latinoamericano.

El detalle radica en que, aunque Zelle no dejará de operar indefinidamente en Venezuela y puede ser reactivado según las indicaciones de la plataforma, el impacto de la decisión de Wells Fargo supuso un duro golpe financiero para los venezolanos que ostentan negocios, empresas y capitales de inversión de distintos tamaños y que buscan repatriarlos al país para emprender nuevos proyectos o, simplemente, para subsistir económicamente con sus ahorros en estos tiempos de una aguda crisis que inició en 2014 y que se ha agravado con la combinación letal de la pandemia de coronavirus.

El golpe de Zelle a viva voz

MUNDIARIO conoció el testimonio de un venezolano, que prefirió mantenerse en condición de anonimato, a quien la restricción sobre Zelle lo dejó con más de 3.500 dólares estancados en su cuenta de la plataforma asociada a Wells Fargo. En el país, ese monto representa los ingresos de uno o dos años de personas con ingresos medios en dólares por actividades profesionales o, incluso, equivale a cinco años de trabajo arduo para un ciudadano que apenas devenga 2 dólares mensuales (400.000 bolívares); el salario mínimo oficial del país.

Tanto ese como otros venezolanos que se vieron perjudicados sobremanera en una situación similar o peor por la suspensión del servicio Zelle, es la muestra de un contexto en el que podría generarse una importante contracción de la circulación de liquidez en dólares, tanto en fondos bancarios como en efectivo, en un país donde el 20% de su población se mueve, subsiste y funciona en un sistema socioeconómico muy cerrado con el dólar como el único elemento de intercambio de productos, bienes, servicios, activos, inversiones, negocios y sistema de vida frente al 80% de la población marginado por una crisis extrema de hiperinflación (50.000%), devaluación del bolívar (20.000%), pobreza de ingresos, desempleo, destrucción de su poder adquisitivo y depresión de la economía nacional con el -60% del producto interno bruto (PIB) devastado desde la llegada del régimen neocomunista de Maduro al poder hace siete años. @mundiario

Venezuela: ¿cómo la restricción sobre Zelle afecta a la economía burbuja del dólar en el país?
Comentarios