Buscar

La oposición venezolana se divide por las pugnas entre Guaidó y Capriles

El excandidato presidencial rechaza la propuesta del jefe de la Asamblea Nacional de no participar en los comicios legislativos de diciembre. Este desafío agudiza la falta de capacidad de Guaidó para tratar de ganar espacios al chavismo. 
La oposición venezolana se divide por las pugnas entre Guaidó y Capriles
Henrique Capriles durante una manifestación. / Twitter
Henrique Capriles durante una manifestación. / Twitter

La oposición venezolana atraviesa por una de sus peores crisis ad portas de las elecciones legislativas del 6 diciembre. Esta semana, Henrique Capriles, excandidato presidencial y exgobernador del estado de Miranda, rechazó la idea planteada por Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, de no participar en los comicios venideros. Este desafío ha evidenciado, una vez más, que el peso político de Guaidó se encuentra debilitado, a pesar de que aún mantiene respaldo internacional.

Tras casi dos años, Guaidó no ha logrado mayores avances en su propósito de sacar del poder a Nicolás Maduro. Pese a que comenzó el año bien, tal como lo recuerda El País, con una ovación del Congreso de EE UU, solo ha intentado la creación de una estructura paralela, sobre todo en el exterior —”Gobierno de Internet”, lo llamó Capriles—, ha levantado muchas suspicacias en Venezuela. La fallida incursión paramilitar del pasado mayo, en la que se vio salpicado, fue otro golpe que ha terminado por apuntillar esta semana.

Según el citado medio español, "Guaidó está jugando en la cancha con el reloj en su contra: la posible participación de Capriles en las elecciones parlamentarias —vista con buenos ojos entre gran parte de la diplomacia europea, incluida España— podría debilitar aún más sus posiciones en el contexto internacional, su mayor activo hoy en día".

A pesar de que Guaidó ha retenido durante muchos meses el apoyo de casi todos los partidos importantes de la oposición, las próximas elecciones pueden significar un punto de quiebre en torno al liderazgo político que posee en este bloque combativo al régimen chavista. De hecho, dirigentes más afines al sector de Capriles evidencian su molestia ante la tutela de sectores conservadores estadounidenses. De acuerdo a El País, algunos dirigentes próximos a Guaidó temen que se produzcan deserciones a favor del excandidato presidencial.

Por ejemplo, el partido Primero Justicia emitió un comunicado en el que mantenía que no participará en las elecciones, porque no hay condiciones electorales y la pandemia impide su celebración. Sin embargo, lanza un dardo a Guaidó: “Debemos reconocer con humildad una serie de errores y la incapacidad de rectificación en la conducción del Gobierno interino, que han impedido derrotar a la dictadura y aliviar el sufrimiento de los venezolanos”.

Mientras estas disputas existen en el seno de la oposición, el chavismo aprovecha dicha situación al indultar a más de 100 indultos a presos y perseguidos y la carta invitando a la UE y a la ONU a participar como observadores de los comicios. Además, entregó el partido Primero Justicia a sus legítimos dirigentes al subsanar un fallo del Tribunal Supremo. Como se ve, la estrategia de Maduro tiene un objetivo claro: dividir a los opositores para así allanar el camino a una probable victoria en diciembre. @mundiario