Buscar

Maduro admite que Venezuela perdió el 99% de sus ingresos en dólares en los últimos seis años

Sin embargo, el líder chavista-comunista no reconoce u omite que las sanciones financieras de Estados Unidos comenzaron en 2018, mientras que la recesión venezolana inició en 2014, la inflación estalló en 2015 y la hiperinflación se originó en 2017.
Maduro admite que Venezuela perdió el 99% de sus ingresos en dólares en los últimos seis años
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro / RT.
El presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro / RT.

La crisis económica más grande de América y una de las cinco más graves del mundo empeora con cada movimiento que su sociedad y su mercado interno realizan para ajustar los flujos de dinero que muchos sectores buscan captar para sobrevivir, mientras que al margen del 20% que tiene acceso a dólares en el país, el 80% es absorbido por la recesión (-60% de caída de su economía desde 2014), la hiperinflación (aumento de precios de 50.000% anual y 30% mensual), la devaluación (20.000% del bolívar frente al dólar). En resumen, hoy la pobreza arropa a casi toda la desgastada población de Venezuela.

Y es que el presidente (de facto) de Venezuela, Nicolás Maduro, reconoció este martes que su país perdió el 99% del volumen de ingresos en divisas en los últimos seis años, lo que atribuyó a las sanciones de Estados Unidos, que calificó como una "guerra total", pues son medidas con las que el Gobierno de Donald Trump busca presionar al régimen comunista venezolano para provocar una ruptura financiera que le impida a Maduro sostener el monopolio de rentas con el cual retiene el apoyo de la cúpula militar, que a cambio lo mantiene en el poder pese a la grave magnitud de la crisis interna.


Quizás también te interese:

La corrupción y la negligencia destruyeron PDVSA e iniciaron la crisis venezolana


Esto implica que, una vez más, Maduro justifica la negligencia de su administración responsabilizando a EE UU del origen de la crisis económica de Venezuela. Sin embargo, el líder chavista-comunista no reconoce u omite que las sanciones financieras de Washington comenzaron en 2018, mientras que la recesión venezolana inició en 2014, la inflación estalló en 2015 y la hiperinflación se originó en 2017, lo cual dio paso al ciclo de empobrecimiento que hoy tiene al 96% de los venezolanos sufriendo pobreza de ingresos y al 71% viviendo en el umbral de la pobreza extrema. 

"En seis años, perdimos el 99% del volumen de ingreso en divisas, dicho de otra manera, de cada 100 dólares o euros que el país obtenía por venta de petróleo en 2014, hoy obtiene menos de uno", aseguró Maduro al presentar hoy una "ley antibloqueo" (para eludir las sanciones de EE UU) ante la Asamblea Constituyente, un organismo compuesto solo por chavistas y que ha asumido las funciones del Parlamento con el objetivo de reemplazar la capacidad de la Asamblea Nacional (dominada por la oposición) para crear leyes que puedan contribuir a la recuperación económica nacional.

Es decir, hoy ingresan a las arcas de la nación al menos 0,90 centavos de dólar de cada 100 dólares que hasta 2012 entraban a Venezuela por las exportaciones de petróleo de su compañía estatal PDVSA, aunque no realmente por las sanciones de EE UU -que prohíben las importaciones de insumos de producción de crudo y gasolina de territorio norteamericano-, sino por la caída de la producción de petróleo de 3 millones de barriles diarios en 2013 a 400.000 b/d en 2020.

En números concretos, Venezuela recibía 180 millones de dólares diarios (US$5.400 millones mensuales) en 2013, pero actualmente solo capta 180.000 dólares diarios, pues 200 mil de los 400.000 barriles producidos hoy son enviados a Cuba gratuitamente, dejando al país con una ganancia mensual actual de 5 millones 400.000 dólares, que según la oposición, son desviados en estructuras de corrupción y lavado de dinero dentro de la cúpula de poder de Maduro, dado que esos capitales no se ven reflejados en inversión o créditos a las empresas nacionales para recuperar la producción, generar empleos, crear riqueza, baja la inflación, aumentar la oferta de bienes, productos y servicios y revertir el grave desastre económico interno que hoy mengua a los venezolanos. 

Ante la escasez de ese dinero por omisión deliberada del régimen de Maduro, no hay inversión en el sistema eléctrico, en el sistema de distribución de agua, en el de gas ni en la eliminación de la inflación, factores que se han juntado para crear una tormenta perfecta de miseria, pobreza y precariedad a lo largo y ancho del país día tras día, reflejado en recientes protestas sociales en algunos estados de la región centro-occidental de Venezuela. @mundiario