Róise y Frank: una película emotiva sobre la pérdida y el amor

La reencarnación puede parecer un tema sobrenatural y escalofriante, pero esta cinta irlandesa ocupa esta premisa como punto de partida.

Roise&Frank2022/VídeoUniverse
photo_camera Roise&Frank2022/VídeoUniverse

La reencarnación puede parecer sobrenatural y fantasiosa, pero todo depende de la perspectiva que se le otorgue. Róise y Frank es una cinta que retoma este tema, pero le da un enfoque natural hacia la pérdida de un antiguo amor. A dos años de su estreno, esta película se suma al catálogo de Movistar Plus.

Esta cinta irlandesa ocupa la premisa de volver a la vida, pero con otro cuerpo como punto de partida. Roise (Bríd Ní Neachtain) es una mujer de edad avanzada que acaba de sufrir la pérdida de su marido y se encuentra en una etapa crítica de su duelo.

El dolor por un deceso parece no detenerse. Róise comienza a llevar una vida solitaria, hasta que encuentra un perro que parece tener los mismos hábitos que su esposo recién fallecido: el perro toma la misma ruta que tomaba su amado, tiene gustos muy similares y, en ocasiones,trata de comunicarse con ella a través de ladridos. Es cuando la protagonista llega a la conclusión de la reencarnación de su marido en el perro.

Es así como el perro recibe el nombre de Frank, mismo nombre que tenía el difunto esposo. Róise lo adopta y empieza a darle las mismas atenciones que tenía con su cónyuge: le cocina su comida favorita, lo lleva a todos lados, lo pone como copiloto mientras conduce. El perro pareciese conocerla de toda la vida.

La historia sigue su camino, la reencarnación permanece como punto central de la trama, pero nadie se explica por qué o cómo sucedió, sólo saben que pasó. La historia se transforma y evoluciona: el perro comienza a ser más que una mascota y funge como consuelo y apoyo para la viuda.

Se pone en tela de juicio la cordura de Róise , se piensa que ha perdido la razón, pero poco a poco,tanto amigos y familiares, creen que el peludo en realidad es la reencarnación de Frank y este se transforma en una metáfora para la manera de procesar una pérdida tan dolorosa.

Bríd Ní Neachtain lo hace de manera espectacular, su interpretación para las fases del duelo demuestra su talento actoral. Bajo los ojos de Rachael Moriarty y Peter Murphy (directores y guionistas de esta cinta) se crea un trabajo sólido, tierno y de gran sentimentalismo.