Reseña y crítica del final de Bad Batch: un emotivo adiós a La remesa mala

Es hora de hablar del final de la tercera temporada de The Bad Batch, la última aventura de La remesa mala llega con un final emocionante y un epílogo de puro sentimentalismo al estilo de Star Wars.
The Bad Batch, temporada 2. / RR SS
photo_camera The Bad Batch, temporada 2. / RR SS

Durante 4 años seguimos las aventuras de la fuerza clon 99, desde su aparición en las últimas temporadas de The Clone Wars, vimos la acción que representaba este grupo de clones defectuosos y más tarde llegó la primera temporada de The Bad Batch, un grupo de clones poco conocidos.

Si bien la primera temporada planteó las bases de lo que veríamos, la segunda temporada dejó un estándar muy alto y ese final fue épico y para esta tercera temporada tomó un tono más serio y oscuro, pero igual un avance lento que se esperaba se compensará en el capítulo final.

Su última batalla

El cierre del Bad Batch es sin duda un capítulo sobresaliente, emotivo y lleno de emoción. Este capítulo tiene notas oscuras que se complementan con la foto y la música. Es el mejor capítulo de la temporada y, sobre todo, tiene muchísimo sentimentalismo con una historia de lealtad, hermandad y paternidad.

En este capítulo vemos el desenlace de los clones de la fuerza 99 junto a los clones capturados, además la destrucción de la Bestia de Zillo que ya habíamos visto desde el capítulo anterior. Si bien, esta bestia fue desaprovechada, ya que esperaba tuviera un mayor protagonismo y un caos parecido a lo que vimos en Clone Wars.

Otro misterio que había era la identidad de los clones malvados y pensar que uno de ellos fuera Tech; sin embargo, esto no se confirma y se deja un poco de lado. Además, el proyecto nigromante sigue presente, pero no se habla mucho de él y todo parece indicar que queda enterrado junto con la última kaminoana.

La dosis de acción es constante en este capítulo y por algún momento pensé que veríamos morir a Crosshair, Hunter y Wrecker; sin embargo, vemos algo aún mejor

Un epílogo increíble

A manera de epílogo, la serie cierra con un final que no sólo une a la serie con la saga original, sino vemos la evolución de los personajes en un tono mayor y más maduro. A pesar de ser una escena breve, transmite un gran cierre y una conexión directa con el universo de Star Wars.

En resumen, The Bad Batch es una gran serie animada que tiene altibajos, pero es un gran desenlace para un grupo de clones que se fueron ganando el corazón de los fanáticos poco a poco. @mundiario