Descubren en el ADN por qué los seres humanos perdieron la cola

Mono. / Pexels.com.
Mono. / Pexels.com.
Una alteración cambió la actividad del gen TBXT, esencial en el desarrollo embrionario, haciendo que produjera una proteína diferente a la que normalmente impulsa el apéndice.
Descubren en el ADN por qué los seres humanos perdieron la cola

Investigadores de la Universidad de Nueva York han identificado un cambio genético que podría explicar la desaparición de la cola en los humanos, según un estudio publicado en la revista Nature. Comparando el ADN de monos con cola y simios sin ella, los científicos identificaron el gen TBXT, esencial en el desarrollo embrionario y responsable de regular la formación de la cola en muchos primates.

La modificación genética consistió en la inserción de un fragmento de ADN conocido como secuencia Alu en una parte no codificante del gen TBXT. Esta alteración cambió la actividad del gen, haciendo que produjera una proteína diferente a la que normalmente impulsa el crecimiento de la cola. Experimentos en ratones modificados confirmaron que la expresión de esta variante del gen llevaba a la pérdida de la cola o al desarrollo de una cola corta.

El descubrimiento proporciona una explicación genética plausible para la desaparición de la cola en los humanos y sus parientes cercanos. Aunque otros cambios genéticos podrían haber contribuido a estabilizar este rasgo, el estudio destaca la relevancia de la mutación específica en el gen TBXT.

Además de la pérdida del rabo, los ratones con la proteína modificada presentaron mayor riesgo de defectos del desarrollo, como la espina bífida. Los científicos sugieren que la presión evolutiva para perder la cola fue tan fuerte que, a pesar de los posibles efectos secundarios, se produjo la mutación.

Aunque se ha interpretado que la pérdida de la cola en humanos brindó ventajas evolutivas, como facilitar la bipedestación, el estudio señala que la investigación robótica sugiere que una cola podría aumentar la estabilidad. Esto plantea la posibilidad de que la presencia de una cola pudiera tener ventajas adaptativas en los humanos modernos.

El descubrimiento arroja luz sobre la evolución de los primates y destaca la complejidad genética involucrada en la pérdida de la cola, un rasgo distintivo de la evolución humana ocurrida hace aproximadamente 25 millones de años. @mundiario

Comentarios