La vacuna alemana pincha y Curevac decide centrarse en las "de segunda generación"

Curevac
Curevac
La farmacéutica no había subsanado las dudas sobre su seguridad. Curevac ha explicado oficialmente que prefieren centrarse en el desarrollo de una vacuna "de segunda generación" contra la covid.
La vacuna alemana pincha y Curevac decide centrarse en las "de segunda generación"

La Unión Europea cuenta, hasta la fecha, con las siguientes vacunas aprobadas por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA): BioNTech y Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen Pharmaceutica NV.  En EE UU las aprobadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) y analizadas como seguras son tres, en vez de cuatro es decir, se queda fuera la de AstraZeneca.

A mayores, tenemos las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuyo listado es mucho más amplio: Sinophar/Beijing Bio-Institute of Biological Products Co-Ltd, Sinovac, Sputnik V, CanSinoBIO, Novavax y Curevac. Todas ellas se están aplicando en distintos países del mundo, y siempre fuera de EE UU y la Unión Europea.

A pesar del alto número de vacunas desarrolladas por distintas empresas farmacéuticas, aún se siguen desarrollando en otros países con el fin de poder ser una alternativa más eficaz a las ya existentes, es el caso de España y la compañía Hidra o la alemana Curevac. Esta última ha decidido retirarse del desarrollo de esta vacuna al no conseguir subsanar las dudas sobre seguridad y eficacia que surgieron durante el proceso. Aunque Curevac ha explicado oficialmente que su decisión se debe a que ha preferido centrar sus esfuerzos en el desarrollo de una vacuna contra la Covid "de segunda generación".

Las llamadas vacunas de segunda generación son aquellas esterilizantes que buscan evitar el contagio y que el virus muera antes de entrar al organismo. De hecho, desde el sector de la virología se piensa que la inmunidad real llegará con este tipo de vacunas.

El CSIC, por ejemplo, en España, está desarrollando una vacuna de segunda generación intranasal, que impide la entrada del virus a los pulmones, ya que esteriliza el virus desde que entra por la nariz. “Vamos a por una vacuna intranasal y de una sola dosis muy potente”, declaraba Luis Enjuanes, virólogo del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC.

A sus 76 años, lidera un equipo de 16 personas cuyo objetivo es terminar la que podría ser una de las mejores vacunas contra el SARS-CoV-2. Por varias razones: 1) Es autoamplificable, lo que significa que la dosis de ARN que se inyecta puede multiplicarse por 5.000 veces dentro del organismo. 2) Genera una inmunidad esterilizante, es decir, las personas vacunadas no solo no enferman, sino que tampoco se infectan ni transmiten el virus. 3) Su administración podría ser intranasal, lo que da mayor protección en las vías respiratorias, la principal puerta de entrada del coronavirus. @mundiario

La vacuna alemana pincha y Curevac decide centrarse en las "de segunda generación"
Comentarios