¿Utilizamos correctamente los analgésicos y los antiinflamatorios?

Farmacia
Productos farmacéuticos.

La OMS inició en 1984 su programa del tratamiento del dolor por cáncer. Su publicación incluía el modelo escalonado de analgesia, que luego se generalizó para todo tipo de dolor.

¿Utilizamos correctamente los analgésicos y los antiinflamatorios?

Son varias las estrategias terapéuticas para el manejo del dolor. Los AINES (analgésicos antiinflamatorios no esteroideos)  en dosis única poseen una acción analgésica comparable al paracetamol, pero se prefiere este último sobre todo en ancianos. Los AINES, cuando se admistran a dosis plenas, ejercen un efecto analgésico y antiinflamatorio duradero, por lo que resultan particularmente útiles en el tratamiento del dolor continuo o regular asociado a la inflamación. Por ello, aunque el paracetamol suele controlar adecuadamente el dolor de la artrosis, los AINES resultan más adecuados en las artritis inlamatorias y artrosis avanzadas.

Las diferencias entre la actividad antiinflamatoria de los distintos AINES son mínimas,  pero existe una gran variabilidad en tolerancia y respuesta de cada paciente. La analgesia,  suele comenzar poco después de tomar la primera dosis y el efecto analgésico pleno suele obtenerse antes de 1 semana, mientras que para alcanzar el efecto antiinflamatorio se pueden necesitar hasta 3 semanas. Si no se obtiene respuesta favorable en este tiempo,  deberá probarse con otro AINE.

Escala analgésica de la OMS

La Organización Mundial de la Salud inició en 1984 su programa del Tratamiento del Dolor por cáncer, motivado por la gran cantidad de paciente que recibían tratamiento insuficiente,  o no recibían tratamiento para el dolor. La publicación de las guías de tratamiento, las cuales incluían el modelo de tres pasos de la escala analgésica, tenían como fin,  modificar esta situación. Esta terapia escalonada que se describió inicialmente para el taratamiento del dolor oncológico,  se ha generalizado para todo tipo de dolor. Esta clasifica a los diferentes analgésicos en función de la eficacia en el control del dolor. La ausencia de control de dolor determina el paso al escalón siguiente o a la asociación de distintos analgésicos hasta conseguir el alivio del dolor. Se pueden utilizar otras terapias coadyuvantes tanto farmacológicas como no farmacológicas.

Se utilizan los mismos analgésicos , tanto en dolor agudo como crónico (exceptuando meperidina, que sólo se utiliza para dolor agudo) y van desde AINES hasta opiáceos. Se sabe que en el dolor oncológico, utilizando bien esta escala, se puede lograr hasta un 80% de alivio de dolor.

En todos los escalones se debe considerar otras modalidades de tratamiento siempre que sea posible y adecuado como radioterapia, terapia hornonal, quimioterapia, cirugía, etcétera y contemplar medidas no farmacológicas como fisioterapia y psicoterapia.

Primer escalón: Analgésicos para el alivio del dolor leve

Este escalón comprende los AINES así como paracetamol y metalizol. El paracetamol,  será el fármaco de primera línea si no hay inflamación. Si hay inflamación la decisión de utilizar paracetamol o un AINE depende de la intensidad del dolor.

Segundo escalón: Analgésicos para el alivio del dolor moderado

Este escalón comprende el uso en monoterapia de opioides menores, la asociación de éstos con el primer escalón (AINES, paracetamol y metamizol), la asociación de los opioides menores con las distintas modalidades de terapia física o tratamientos coadyuvantes o la asociación de los tres.

Dentro de los opioides menores están codeína, dihidrocodeína y tramadol. Algunos autores,  consideran a buprenorfina dentro de este escalón, pero la mayoría lo catalogan dentro del tercer escalón.

Estos fármacos, al igual que los del primer escalón presentan techo analgésico. Son útiles en el manejo del dolor agudo y crónico moderado, oncológico y no oncológico.

Tercer escalón: Analgésicos para el alivio del dolor intenso

En este escalón se incluye el tratamiento con opioides fuertes (morfina, metadona, fentanilo, oxicodona, buprenorfina) sólos o asociando los analgésicos del primer escalón (AINES, paracetamol, metalizol) y/o coadyuvantes farmacológicos y no farmacológicos. El fármaco de referencia y el que se sigue considerando de elección para el dolor oncológico es la morfina (no tiene techo analgésico)

Recomendaciones de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) en el uso de los AINES

Los AINES se deben utilizar a las dosis más bajas posibles y durante el menor tiempo posible,  para controlar los síntomas de acuerdo con el objetivo terapéutico establecido.

La prescripción de AINES debe seguir realizándose sobre la base de los perfiles globales de seguridad de cada uno de los medicamentos, de acuerdo con la información proporcionada en las fichas técnicas y en función de los factores de riesgo cardiovascukares y gastrointestinales de cada paciente.

¿Utilizamos correctamente los analgésicos y los antiinflamatorios?
Comentarios