Una madre fue invitada a abandonar la piscina por estar dándole el pecho a su bebé

Lactancia materna.
Lactancia materna.
"La lactancia materna debería de ser algo sagrado, de suma consideración, una actividad que bien pudiendo ser elegida libremente por la madre, todos deberíamos de respetar." ¿O no?
Una madre fue invitada a abandonar la piscina por estar dándole el pecho a su bebé

Siempre he deseado ser madre, sentir el milagro de poder crear una vida dentro de la mía, ser madre por decisión propia, ya que la ajena en este caso no duró mucho, pero esa es otra historia. Cuando me enteré de que ya había algo que daría paso a alguien dentro de mí, me propuse darle lo más idóneo para su desarrollo, cuidar mi alimentación y mi vida, e intentar que desde fuera le llegara lo mejor.

Mi ginecólogo me preguntó si le daría el pecho a mi hijo Julen y le dije que sí, porque era lo más beneficioso para él, y tuve la posibilidad de disfrutar de tres años de lactancia materna, algo que aún recuerdo como una acción maravillosa. Sentir como se nutría, y crecía gracias a algo que producía mi cuerpo con toda la ternura que una madre puede sentir cuando da de mamar a su hijo. ¿Qué acto de amor natural puede ser comparado?

Hoy me sorprende la noticia de una madre que fue invitada a abandonar la piscina municipal de Erandio, donde se encontraba por estar dándole el pecho a su bebé, mientras controlaba que su otra hija, que disfrutaba en la piscina, una niña que por la edad no podía evidentemente dejar sola. El socorrista de la piscina por lo visto de una forma eso sí muy educada, le invitó a que fuera a darle de mamar a su hijo al vestuario de las instalaciones. Según cuenta Chelo Corvi, la protagonista de este lamentable suceso se sintió agredida, no sin razón puso una denuncia a lo que le han respondido que cumplían el reglamento que se ciñe a prohibir comer dentro del recinto.

Creo que estamos ante sucesos que describen que vivimos en el mundo al revés. La lactancia materna debería de ser algo sagrado, de suma consideración, una actividad que bien pudiendo ser elegida libremente por la madre, todos deberíamos de respetar. La elección de hacerlo implica el derecho de poder realizar tan maravillosa actividad en cualquier parte. Respeto a quien no quiera dar de mamar a su hijo por miedo a que se le estropee el pecho, a quien le dé pereza, y a quien no le dé la gana de hacerlo, la libertad de cualquier decisión individual no seré yo quien la condene, pero puedo opinar, y opino, que si puedes, simplemente deberías. Al final nos convertimos en seres que aborrecemos nuestra propia naturaleza, si nos atrevemos a condenar y esconder, camuflar o negar actos tan elementales y naturales como la lactancia.

Para quien lo pueda desconocer, el calostro es la primera leche que produce la madre después del parto, lo protege contra infecciones, enfermedades y es un laxante natural para el recién nacido. La leche materna garantiza el crecimiento, desarrollo e inteligencia del niño y fortalece el vínculo afectivo. Lo protege de alergias, enfermedades de la piel, desnutrición, obesidad, diabetes juvenil y deficiencia de micronutrientes. Para la madre, disminuye la hemorragia posparto, la anemia y la mortalidad materna, el riesgo de cáncer en el seno o en los ovarios. E incrementa si cabe el amor entre madre e hijo.

Una madre fue invitada a abandonar la piscina por estar dándole el pecho a su bebé
Comentarios