El trastorno de personalidad múltiple es real y muy poco conocido

Dr. Jekyll y Mr. Hyde
Dr. Jekyll y Mr. Hyde. / Artigoo

Con motivo del estreno y creciente éxito de Múltiple o Split de M. Night Shyamalan, el Trastorno de Identidad Disociativo (TID) está ganando notoriedad nuevamente, en contadas ocasiones ha sido usado en ficción, pero muy pocos saben que es una enfermedad mental existente.

El trastorno de personalidad múltiple es real y muy poco conocido

A pesar de ser explotado hasta la saciedad por la ficción desde que saliera a la luz, el clásico literario Strange Case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde, muy pocas personas le dan la importancia que verdaderamente merece este extraño trastorno.

¿Qué es exactamente el trastorno de personalidad múltiple?

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, se trata de la presencia de dos o más identidades, que pasan a tomar el control de la conducta y cuerpo de un individuo, en los que cada una de las personalidades tienen actitudes y recuerdos propios; en los que el resto no tiene consciencia del otro.  

El cambio de personalidad ocurre cuando el individuo está pasando por una situación estresante, se cree que la enfermedad es producida por fallos en la integración de la consciencia, la percepción, los movimientos, la identidad y la memoria, derivados de traumas psicológicos.

Por lo general, la personalidad verdadera es pasiva y depresiva, por lo que se deja dominar por el resto. A la par, muchas de sus otras personalidades pueden ser pasivas y ser manipuladas por aquellas de carácter hostil y dominante.

Strange Case

Strange Case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde. / Amazon

Traumas psicológicos

Sucesos que ponen la vida en peligro son el principal detonante de esta complicada enfermedad, podrían ir desde catástrofes naturales, intento de asesinato o abusos sexuales. Todo esto produce que la persona desee bloquear esos recuerdos y en especial el dolor, causando que su memoria poco a poco se quiebre y aparezca lo que conocemos como estrés postraumático.

Se cree que el trastorno múltiple es un caso extremo de estrés postraumático, en donde la persona ha sufrido mucho y elige inconscientemente olvidar todo, aislando por completo sus recuerdos en distintas identidades que se irán desarrollando y volviéndose más complicadas con el paso del tiempo.

¿Existe un tratamiento?

Hay que tener en cuenta que el trastorno es muy debatido entre la comunidad científica y solo el 6 % de los casos es detectado y confirmado como tal, esto se debe a que muchos piensan que es complicado asegurar lo que realmente le pasa a la persona, es un estudio que dura años y no hay que tomarlo a la ligera.

El TID es la combinación de muchas otras enfermedades que puede distraer al especialista de la verdadera enfermedad que aqueja al paciente. El individuo presenta estrés postraumático, síntomas disociativos y otros síntomas como depresión, mala alimentación, pánico, abuso de drogas… todo eso dificulta extraer un diagnóstico eficiente.

Ahora bien, el tratamiento también puede durar años y es de forma progresiva, dependerá del paciente, de que tan lejos quiera llegar. Se trata de alinear a todas las personalidades y mantenerlas bajo control. Los especialistas suelen colocar a la persona en un ambiente seguro para que evite hacerse daño, luego intenta averiguar el origen de las personalidades, confrontando los traumas psicológicos del paciente. Finalmente el especialista conoce a todas las personalidades e idea la manera de mantenerlas bajo control, la persona debe de aceptar que tiene varias personalidades y aprender a lidiar con ellas.

¿Es peligroso?

Eso es difícil de responder, todo depende de las personalidades que tenga el individuo. En películas como Múltiple o El club de la lucha nos muestran unas personalidades bastantes bárbaras y terroríficas, pero en la realidad esto no debe de ser precisamente así.

Es cierto que hay caso de casos, pero nada tan extremo como asesinar a alguien o formar un club de pelea infernal; un individuo con múltiples personalidades puede ser más peligrosa para ella misma que para las personas del exterior; con tenerles miedo nadie gana, es necesario verlo como una enfermedad que necesita ser atendida lo antes posible y no influir a que aquellos que la poseen se oculten por miedo a ser juzgados.

342334

Stigma. / Pixabay

El trastorno de personalidad múltiple es real y muy poco conocido
Comentarios